Mentiras que hemos creído sobre el chisme

El mes pasado, Bethany nos pidió que contestáramos una de las preguntas de nuestras lectoras:

¿Cuáles son algunos pecados ordinarios o aceptados con los que luchas?

Luché con la pregunta, y una respuesta continuaba sujetándome contra la alfombra, el chisme. Es un pecado «aceptable» con el que lucho frecuentemente. Mientras que el hablar sobre otras personas pudiera parecer normal y aceptable para mí, veo la Palabra de Dios y me doy cuenta de que no es aceptable para Él.

  • Romanos 1:29–30 menciona el chisme entre otros pecados serios, incluyendo aborrecer a Dios e inventar lo malo ¡Uf!
  • Colosenses 3:8 nos urge a deshacernos de tales pláticas. 
  • Mateo 12:36 nos advierte que vendrá un día cuando tendremos que rendir cuentas de cada palabra vana que hablemos ¡Glup¡

No queremos ser jóvenes chismosas. Queremos honrar a Dios con nuestras palabras, ¿correcto? El secreto para cambiar nuestros patrones pecaminosos es siempre el mismo. Identificar las mentiras que hemos creído para hacer que nuestro pecado sea aceptable y reemplazarlas por la verdad de Dios. Hagamos eso juntas. Aquí hay cuatro mentiras que hemos creído sobre el chisme.

Mentira: El chisme es inevitable

Parte de la razón por la que el chisme se siente como un pecado aceptable es porque nos encontramos a nosotras mismas practicándolo tan frecuentemente. Parece inevitable, como si estuviéramos destinadas a fallar en mantener nuestras bocas cerradas. Pero el pecado nunca es inevitable (1 Cor. 10:13). Con la ayuda de Dios podemos forjar un nuevo camino. ¿Cómo exactamente? Qué bueno que preguntaste.

«¿Cómo puede el joven guardar puro su camino? Guardando tu palabra» (Sal. 119:9).

Es más difícil llenar el espacio con nuestras propias palabras vanas cuando nuestras bocas y corazones están llenos con la Palabra de Dios.

Tenemos un dicho en nuestra casa para lidiar con disputas entre los hermanos que dice, «La rivalidad entre hermanos no es normal, es pecaminosa». La misma lógica aplica para el chisme. El chisme no es inevitable, es pecaminoso. Necesitamos que la Palabra de Dios vuelva a moldear nuestros patrones lingüísticos.

Así que las voy a enviar a una búsqueda de versículos bíblicos. Pasa algunas semanas en estos versículos. Pídele a Dios que utilice Su Palabra para reorientar tus patrones de habla.

Mentira: No es chisme si es verdad

Ciertamente, debemos evitar decir mentiras sobre otros. Esto no requiere que lo pensemos mucho, ¿no es así? ¿Pero qué si tenemos un poco de información que sabemos que es verdad? Hemos comprobado los hechos. ¿Compartirlo aun así seria chisme? Temo que esa pregunta lleva a más preguntas que respuestas.

Pregunta: ¿Esta información edifica a la otra persona? Efesios 4:29 nos instruye a decir únicamente cosas que edifiquen a otros (que los hagan verse bien). Si es verdad y hace que la otra persona se vea mal, no lo digas.

Pregunta: ¿Me gustaría que se divulgara esta información sobre mí? Jesús nos mide con este estándar: «Por eso, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos» (Mat. 7:12). Si a ti no te gustaría que alguien compartiera información (incluso información verdadera) que tú no le diste permiso de compartir, no lo hagas con otras personas. Es un estándar difícil. Pídele a Dios que te ayude a cumplirlo.

Mentira: No es chisme si estoy pidiendo apoyo en oración

¿Sabes cuándo es cuando soy más tentada a chismear? Durante el tiempo de oración. ¡Palmada en la cara!

De alguna manera la perspectiva de la oración baja mis inhibiciones y comparto cosas sobre otras personas, lo que de otra manera no haría. Algunas veces, genuinamente quiero reunir las tropas para orar por una necesidad. Frecuentemente, quiero ser vista como la que sabe. Pero no necesito compartir todos los detalles para pedirle a alguien que ore. Dios ya lo sabe, ¿no es así? Me he dado cuenta de que es mejor dejar a otros pedir oración por ellos mismos. En lugar de reclutar apoyo en oración, quiero aprender a utilizar mi tiempo y energía para en efecto orar por los individuos que yo sé que tienen necesidades.

Hagamos eso juntas ahora. ¿A quién conoces que necesita la intervención de Dios en su vida? Toma un momento y ora para que Dios obre. Él te escuchó. Él ama contestar las oraciones de Su pueblo. No tuviste que compartir la necesidad con nadie para captar Su atención.

Mentira: No es chisme si está en una pantalla

¿Qué tienen las pantallas que nos hacen decir cosas que no diríamos en persona? ¿Tal vez nuestro constante acceso a las vidas de otros nos hace sentir como que tenemos la libertad de hablar sobre otros constantemente? Sin embargo los estándares de Dios aplican a cada esquina de nuestras vidas, incluyendo nuestras vidas virtuales. Esto incluye la forma en que hablamos sobre las celebridades, sobre el presidente, sobre personas haciendo cosas tontas en videos de YouTube y ciertamente en la forma en que hablamos sobre nuestros «amigos» y «seguidores». 

Chisme es chisme. En persona y en línea.

Pon guarda a mi boca

Si tú eres una joven que batalla con el chisme, como yo, permíteme animarte a orar esta oración: 

«Señor, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios» (Sal. 141:3).

Pídele al Señor que te ayude a guardarte de justificar el chisme y a verlo por lo que en realidad es: pecado. ¡Que Su verdad nos transforme de jóvenes chismosas a jóvenes que hablen verdad, guardadas por Su Palabra!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora popular a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación