Agradecida por poner mis talentos a Sus pies

Mis papás me cuentan que aprendí a escribir y a leer a los tres años y desde entonces no he parado de llenar cuadernos, mientras mis compañeros de colegio sufrían con las planas de caligrafía para mí eran lo mejor, en mi bolsa de mano  mantengo algo con qué escribir y si estoy aburrida esperando, hago garabatos hasta en las servilletas…pero fue hasta hace un par de años que el Señor me ha permitido usar este gusto por los colores y las letras bonitas para documentar mi paso por las páginas de la Biblia y eso ha cambiado de manera favorable mis tiempos de quietud y también la manera en la que veo mis dones. Hoy quiero contarte algunos de los motivos por los que mi corazón está lleno de gratitud a Él por permitirme ilustrar mi caminar en la fe…

Agradecida por saborear Su Palabra

Alguna vez escuché que al introducirle a un bebé alimentos nuevos a su dieta, no debemos esperar que el primer día los reciba con gusto ya que su mente no reconoce los sabores, es después de dárselos varias veces, aunque al principio le resulten desagradables, que su mente va asimilando el nuevo sabor hasta llegar a disfrutarlo.  Pero a veces al no recibir una buena respuesta los primeros días, los quitamos de su dieta argumentando que no les gustan.

El ilustrar un pasaje me ha permitido conocer a qué sabe la Palabra de Dios, al inicio no entendía mucho, los pasajes me parecían muy difíciles, pero poco a poco a fuerza de probarla continuamente he aprendido a saborearla, cuando tengo que hacer una ilustración, no solo estudio ese versículo sino que leo el contexto, lo leo en varias versiones, me apoyo de comentarios para enriquecer mi entendimiento y luego las ideas empiezan a venir a mi mente.   Ese proceso me ayuda a desmenuzar un pasaje, si me permites la ilustración “masticarlo muchas veces” a fin de conocer su sabor y deleitarme en él.   Y mientras más lo hago más le conozco y confió en Él.

Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.  Salmo 19:10

Agradecida por desarrollar paciencia en mi caminar

Cuando pruebo alguna nueva técnica o hago un dibujo que requiere un poco más de precisión tengo que tener paciencia conmigo misma, porque me gustan los resultados rápidos, y la mayoría de fotos que ves en las redes sociales son resultado de muchas pruebas y error, practicando, borrando, volviendo a intentar de nuevo es como he logrado desarrollar mis habilidades y tener mejores resultados. Y esa misma perspectiva me ha ayudado en mi vida devocional, estamos tan acostumbradas a que nos ofrezcan resultados “mágicos” e inmediatos, que sentarnos todos los días a hacer lo mismo sin ver resultados tangibles nos desanima y nos hace darnos por vencidas, pero he aprendido que mi único compromiso es sentarme diariamente a tener un tiempo con el Señor y aunque no “sienta” nada, aunque no vea nada espectacular, regresar al siguiente día a la cita acordada. Los frutos no serán en mis fuerzas, sino que empezaré a verlos en la medida en que ese encuentro con el Señor me lleva a rendirle todas las áreas de mi vida, una a la vez y Su Espíritu me guie a las sendas de justicia que le den gloria a Su Nombre.

Agradecida por tener un medio para hablar de Dios

Una de las cosas que me encanta de documentar mi fe y de compartirlo es que me ha servido mucho para evangelizar, cuando alguien me hace un comentario acerca de uno de mis dibujos, terminamos hablando de la obra del Señor y de Sus bondades, al principio me daba pena, pero poco a poco he ido aprovechando esas oportunidades para hablar de Él.   De eso se trata todo, de Cristo y Su obra a nuestro favor y si se abre alguna puerta debemos usarla siempre para apuntar a las personas a que lo vean a Él y no a nosotras mismas.  Ahora enseño a otras personas lo que Dios me ha permitido aprender y trato de ayudarlas a usar sus habilidades para enriquecer su relación personal con Cristo, me gusta abrir mi casa y compartir un tiempo con alguien que quiera aprender a hacer lo mismo que yo hago.  Y Le agradezco a Él, permitirme servirle con mis talentos y poder ponerlos a Sus pies.

Agradecida por dejar un legado

Al morir mi abuela me cuestioné acerca de mi propia muerte y de qué sería lo más importante que podría dejarle a mi descendencia, mi abuela compartió conmigo muchos momentos, pero su mayor legado fue su fe.   Y yo quisiera hacer lo mismo, su muerte me motivó a empezar a escribir mi caminar con el Señor y una cosa llevó a la otra, después comencé un diario ilustrado, ahora también ilustro una Biblia con un margen amplio, y para mí son como unos pequeños testamentos donde puedan conocer mis batallas y luchas, mi gozo y acción de gracias y sobre todo los atributos del Dios al que conozco y sirvo, que puedan ver mi pecado y Su redención, mi debilidad y Su grandeza y majestad, mi falibilidad y Su fidelidad y misericordia inagotables.  No porque mis palabras sean importantes sino porque hablan de Su Palabra, la única que permanecerá para siempre y la que oro para que atesoren.  Es lo más valioso que podría tener para ellos.

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.  Santiago 1:17

Ninguna habilidad que tengamos es producida por nosotras mismas, todas son un regalo del Señor para nuestra edificación, y también para que puedan darle gloria y servirnos de instrumentos para que Su Nombre sea conocido de muchas maneras, a mí me tocó el poder dibujar y pintar, y pasé mucho tiempo desaprovechando esta habilidad sin hablar de Él.   Ahora en cambio quiero usarla para servirle y honrarle, y para que más personas Le conozcan.  

Todas tenemos diferentes habilidades, y todas pueden ser usadas para sus propósitos, no en vano Él ha depositado tantas capacidades en Sus hijas.   ¿Qué te parece, si tu fuerte es la cocina, preparar un rico postre e invitar a alguien a compartirlo contigo? estoy segura de que sería una buena oportunidad para iniciar una relación de discipulado.   A lo mejor lo tuyo es detectar cuando alguien necesita unas palabras de aliento en un momento duro, podrías escribir una pequeña nota que llene ese corazón de ánimo y esperanza y le muestre el cuidado del Señor para su vida.   O tal vez tú estás pensando que no tienes ninguna destreza en tus manos, y que no eres útil para nada más, déjame decirte que eso es algo que el enemigo quiere que pienses, él prefiere que tú estés centrada en ti misma y no en Dios, pero ora al Señor y pídele que te muestre de cuáles maneras puedes hacer una diferencia en la vida de alguien más usando los talentos que Él te ha dado, empieza por permanecer en Su Palabra diariamente y prepárate a encontrar muchas oportunidades para hablar de las virtudes de Aquel que te llamó de las tinieblas a Su luz admirable. 

Un regalo que puedan descargar e imprimir!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Mary Bonilla de Lorenzana

Mary Bonilla de Lorenzana

Reside en la ciudad de Guatemala, está casada con Roberto Lorenzana con quien tiene dos hijos, Roberto y Sofía. Grandemente agradecida con el Señor por permitirle el privilegio de ser esposa y mamá a tiempo completo. Le gusta mucho compartir tiempo en familia, cocinar, pintar y las manualidades.

Apasionada por aprender y equiparse para esta encomienda de ser madre y esposa, disfruta mucho leer libros relacionados a temas de matrimonio y de crianza cristianos. Actualmente está estudiando una concentración en Consejeria Bíblica. Su anhelo es nunca apartarse de La Verdad, atarla a su cuello, escribirla en la tabla de su corazón y darle la gloria al Señor con su vida.

Es miembro activa de la Iglesia Sembradores de Vida y junto a su esposo sirve en algunos ministerios dentro de la misma.