Ayuda mi incredulidad

Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad. Marcos 9:23-24

En el diario vivir nos toca enfrentar diversidad de situaciones difíciles, algunas pasajeras; otras que llegan como para quedarse, este es el caso que estaba viviendo el padre del muchacho que narra  este pasaje de las Escrituras.  El joven era asediado desde niño por un espíritu mudo que le ocasionaba daños a su cuerpo, pues dice la Palabra que a veces le echaba en el fuego o en el agua. Imagina qué situación tan dura vivía esta familia, ese padre estaba atribulado al ver como su hijo iba desmejorando cada vez más y supongo que el mismo muchacho en momentos de lucidez sentía los dolores en su cuerpo propios del maltrato al que le sometía ese espíritu.  Creo que ninguna de nosotras  ha pasado por semejante prueba, pero no es menos cierto, que muchas veces han llegado aflicciones a nuestras vidas, que nos sacuden de manera tal que nos derriban y sentimos que no podemos levantarnos.

En esos momentos, al igual que este padre, debemos acudir al Maestro, en busca de alivio, pues necesitamos desesperadamente ser auxiliadas. Ese es el primer paso, presentarnos ante el Trono para alcanzar el oportuno socorro. Me encanta ver cómo al momento de hacer su petición este hombre era sincero pues cuando Jesús le responde “Si puedes creer, al que cree todo le es posible” él Le confiesa sinceramente “creo, ayuda mi incredulidad”, es como una contradicción de términos, pero ciertamente es la misma posición que muchas de nosotras adoptamos a la hora de pedir algo a nuestro Señor.  Sabemos que El todo lo puede, pero hay algo en nuestro interior que todavía no se rinde completamente a esta verdad, y entonces aún tenemos que hacer esta otra petición: ayuda mi incredulidad.

Dice Hebreos 11:6 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.”

Pidamos a Dios que aumente nuestra fe, que podamos confiar en El independientemente de las circunstancias; que nuestros ojos estén puestos en Jesús el Autor y Consumador de la fe y así vivir de una manera agradable a Él.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com 

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rafaela Luciano de Viñas

Rafaela Luciano de Viñas

Está casada con Mario Viñas con quien tiene tres hijos: Mariela, Claudia y Mario Rafael. Es mercadóloga de profesión. Esposa y madre a tiempo completo, labores que entiende son un privilegio y hermoso regalo de Dios. Le encantan las artes manuales, pasión que comparte con sus pequeñas. Disfruta la lectura sobre temas de paternidad y familia cristiana, en su interés por servir mejor al Señor en el ministerio de su hogar.

Es miembro de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo desde 1989, donde  junto a su esposo sirve en diferentes ministerios. Es su anhelo seguir creciendo en el conocimiento del Señor y   poder traspasar su fe a las siguientes generaciones.