Con gran expectativa

¿Recuerdas el entusiasmo que sentías de niña cuando se acercaba la Navidad? Quizás contabas los días con meses de antelación o no podías dejar de hablar acerca de esto a tus amigos y familiares. Tenías un sentido de expectativa.

En medio de los afanes de la vida quizás no estés esperando la conferencia ¡Clama! como una niña esperando abrir regalos. Pero la verdad es que, el 23 de septiembre, Dios pudiera derramar regalos aún más grandes que los que encuentras debajo de cualquier árbol de navidad.

Así que en medio de la locura de la vida, ¿podrías tomarte un minuto y pedirle a Dios que haga algo extraordinario el 23 de septiembre?

¿Pudieras orar como el apóstol Pablo que Dios haga “mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (Ef. 3:20)? ¿Le pedirías a Dios que prepare tu propio corazón para todo lo que Él desea hacer en ti?

Entonces únete al evento de ¡Clama!  esperando grandes cosas de parte del Señor… para Su gloria y para el bienestar del mundo.

Oración: “Señor, aumenta mis expectativas de lo que  harás en el evento de ¡Clama! En fe, humildemente te pido que te muevas con poder para….

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Aviva Nuestros Corazones

Aviva Nuestros Corazones

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth. Creemos que Dios desea producir un avivamiento y una reforma generalizada entre las mujeres del mundo mientras las llamamos a la libertad, plenitud y abundancia en Cristo. También confiamos que Dios continuará avivando corazones, llevando a las mujeres a abrazar la feminidad bíblica, mientras la animamos a:

  • Descubrir y abrazar el diseño y la misión de Dios para sus vidas.
  • Reflejar la hermosura y el corazón de Cristo al mundo.
  • Pasar el legado de la Verdad a la próxima generación.
  • Orar por un derramamiento del Espíritu de Dios en sus familias, iglesias, naciones y el mundo.

Recursos relacionados

Únete a la conversación