Déjalo atrás

“…pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás… prosigo hacia la meta… supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”. Filipenses 4:13b-14

Hay días que nos perdemos en el camino;  otras veces, durante semanas o meses...y así recapacitamos, elevando un clamor “Oh mi Señor ten piedad de mí cuando las cosas de este mundo me distraen”; ayúdame a recordar que Tú estás delante de mí, guiándome; ten misericordia si en lugar de mirarte para seguir Tu hermosa senda, de repente hasta el ruido  que provoca el viento al arrastrar una hoja me hace mover mis ojos y enfocarme en todo lo que se mueve a mi alrededor atrayendo cada vez más mi atención  como si mirara fijo el lente de una cámara fotográfica.

Estoy convencida de que todo aquello que me atraiga que no seas Tú, mi Señor, me hará extraviarme tomando el camino equivocado;  si no llego a perderme,  es por Tu Gracia mi Amado Dios;  pero tan pronto las distracciones me sacan del camino empieza el temor a lo desconocido, sudan mis manos de ansiedad, mi corazón se acelera; y termino preguntándome a mí misma una y otra vez ¿Qué he hecho? ¿Dónde estoy? ¿Hacia dónde voy?  ¿Cuándo  perdí el rumbo? ¿Fue acaso el ruido que me confundió? 

Y algo dentro de mí, me recuerda “no busques culpables afuera... Has sido tú,  eres tú y sólo tú…alimentando tu carnalidad…”  

Y continúa amonestándome, el susurro en mi interior “Te fuiste distrayendo poco a poco, envolviéndote en la nebulosa de la vida llamada mundo, dejándote atrapar de sus innumerables tentaciones; muchas veces tan sutiles que ni cuenta te diste”. 

Volviendo en mí, respondo “Sí, eso fue, todo sucedió poco a poco; un poquito hoy; otro, mañana y de repente me di de golpe con la realidad; otras veces, es más triste  cuando aquellos que me rodean, a quienes estoy llamada a modelar un correcto caminar, son los mismos que me tienen que amonestar”.

Ellos me preguntan ¿Qué te pasa? ¿Por qué esa reacción? ¿Acaso se dañó la brújula y te extraviaste en el camino, perdiendo el sendero a seguir? 

Y lágrimas de dolor corren por mis mejillas, opresión intima en mi corazón  adolorido y todo como resultado de la distracción.  En mis adentros, hay un solo clamor “¡Oh Señor!  ¿Por qué no aprendo si ya conozco este dolor? ¿Si entiendo  lo que cuesta recuperar el trecho perdido?   Una sola cosa me queda y me consuela una y otra vez: olvidar lo que queda atrás y empezar nuevamente con Su perdón.  Sigo esforzándome por alcanzar lo que está delante para llegar a la meta y ganar el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús. 

En tu caso ¿cuáles son aquellas cosas que te distraen y te sacan del camino?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Ivelisse Llibre

Ivelisse Llibre

Ivelisse conoció al Señor hace muchos años; es miembro-fundadora de la Iglesia Bautista Internacional (IBI) en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana. Se siente satisfecha desempeñando cada uno de sus roles: esposa, madre, suegra y abuela. Tiene el firme deseo de brindar a otras mujeres el apoyo que recibió de parte de hermanas en la fe quienes la ayudaron a alcanzar sus casi 40 años de matrimonio con Julio Llibre.

Aunque solamente procreó dos hijos: Patricia y David Ricardo, tiene cuatro adicionales: Jarlin y Javier; y, por otro lado, Ricardo y Sally, a quienes consideran más que esposos de sus hijos: un regalo de Dios. Además, la familia ha crecido con la llegada de cinco nietos; está agradecida de Dios porque su familia está en Sus caminos. Su sueño es verlos sirviéndole al Señor, de todo corazón. Sirve en el ministerio “Aula Hope” -de ayuda a niños de escasos recursos- donde ha aprendido a valorar aún mas las bendiciones de Dios en su vida.