Escojamos la mejor parte

...María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.
Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada. Lucas 10:39; 42

Disfruto ver a los niños abrir con ansias sus galletas y partirlas por la mitad para disfrutar lo mejor de ellas, donde se encuentra el cremoso dulce en el interior y ¡Con cuánto esmero lo hacen! Sin duda alguna, María también disfrutó la mejor parte de su ``galleta``.

La historia nos relata que Marta tuvo la dicha de disfrutar de una cercana amistad con el maestro Jesús, de tal manera que hasta visitaba su casa ¡Qué gran privilegio! En esta visita que se nos narra, al ver que Jesús llegó a su casa, se abrumó por las tantas cosas qué hacer con los preparativos, organizando la casa, pendiente a la comida, colocando todo en orden para halagar a Jesús; sin embargo, al notar que aquella que debía ayudarla estaba sentada a los pies del Maestro escuchando Su Palabra, se acerca a Él a quejarse porque su hermana no la estaba ayudando; es muy posible que esperaba un regaño a su hermana por dejarla servir sola.

Su respuesta ante esta solicitud de Marta fue: “María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (v. 42). 

Existen tantas maneras de aplicar esta historia a nuestras vidas, no obstante me impresiona ver cómo nos agotamos y nos preocupamos por trabajar en múltiples ministerios en Su obra (lo cual es muy bueno y es producto de nuestra salvación) y procuramos hacerlo lo mejor, pero nos olvidamos de la mejor parte: sentarnos a Sus pies a escuchar Su Palabra; simplemente, olvidamos alimentarnos.

Aquello que Marta estaba haciendo era bueno, y para que el mismo Señor lo disfrutara con Sus discípulos; sin embargo, olvidó disponer su corazón a disfrutar de la mejor parte.

Es posible que pasemos días trabajando en Su viña, pero apenas y muy ligeramente nos pongamos en contacto con Él.

Si te has identificado con esta enseñanza, me gustaría que juntas pidamos sabiduría al Padre para tener como prioridad el estar siempre junto a la vid verdadera, que no olvidemos tomar tiempo diario para orar y meditar en Su palabra, escuchar Su voz, ser guiadas por El y no descuidar nuestra comunión íntima con el Señor. Porque al final, separadas de Él nada podemos hacer.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario es esposa de Smaily Rosario. Residen en la ciudad de La Romana. Está convencida de la inmensa capacidad con la que Dios ha dotado a la mujer para desempeñar la función que El le asignó en Su Creación, pero también está consciente de las consecuencias que el desconocimiento de Su Plan pudiera acarrearnos, por eso sirve al Señor discipulando mujeres de diferentes edades para guiarlas en sus primeros pasos en la fe;  y ayuda a su esposo en el Ministerio de Jóvenes en la Iglesia Bíblica Cristiana Ebenezer de San Pedro de Macorís.

Únete a la conversación