¿Qué es lo que más amas?

Hace tiempo, como una dinámica para conocernos más en un estudio bíblico para mujeres, les pregunté: “¿Qué es lo que más amas?”, inmediatamente surgieron respuestas: -la familia, logros personales, el ejercicio, el esposo, los hijos, las amistades, el viajar, su iglesia, los regalos, servir y sentirse útiles, las mascotas, dormir, la comida, el trabajo, ir de compras, los libros, la música, el arte, algún pasatiempo, etc…- Estas respuestas me dejaron muy pensativa, llamó mi atención que se mencionaron tantas cosas, pero ninguna respuesta tenía como centro de su amor a Cristo, ¡y se supone que todas las del grupo Le conocíamos!

Cuando un escriba preguntó “¿Cuál mandamiento es el más importante de todos?” Jesús respondió: El más importante es: Escucha Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es; y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con toda tu fuerza”. Marcos 12:29–30.

Observemos el énfasis tan importante que le dio a este punto antes de mencionar ningún otro otro mandamiento o instrucción. Aquí no hay lugar para un corazón dividido, ni para otros afectos. Jesús advierte que nadie puede servir a dos señores, terminaremos aborreciendo a uno y amando al otro, apegados a uno y despreciando al otro (Mateo 6:24). ¿Qué amamos? ¿En dónde está nuestro enfoque, atención y lealtad? ¿Qué o quién controla nuestras vidas?

Vivimos en una sociedad que se enfoca tanto en “producir”, en “resultados”, en “números”, que en ocasiones pudiéramos perder el enfoque y pensar que estamos amando más a Dios porque le “estamos sirviendo más” o “haciendo más cosas por Él y los demás” cuando en realidad no es así. Te comparto mi testimonio respecto a ese tema. También existe el otro enfoque actual, uno más relajado, que se concentra en el “entretenimiento”, en la “diversión”, en todo aquello que no me cause ningún trabajo, disciplina o esfuerzo, sino solo esparcimiento sin importar y ni siquiera considerar lo superfluo que sea (lamentablemente también tengo varias historias al respecto).

Lo que más amamos, guía nuestra vida, cada una de nuestras decisiones, nuestro todo.

En Apocalipsis 2 leemos un fuerte mensaje de Jesús a la iglesia de Éfeso, mismo que siempre me ha estremecido y que también me anima a estar alerta al estado de mi engañoso corazón: “Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos. ‘Tienes perseverancia, y has sufrido por mi nombre y no has desmayado. ‘Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor. ‘Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio; si no, vendré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar, si no te arrepientes”.

¿En qué nos enfocamos más? ¿en nuestras “buenas obras”? ¿en “servir a otros”? ¿“en soportar las pruebas”? ¿en dar un “buen ejemplo de vida cristiana”? o ¿en no batallar? ¿en sólo “disfrutar”, sin dar la milla extra? ¿en “divertirnos”, entretenernos?

Hemos de tener un amor genuino por Dios, mismo que orientará todos nuestros deseos, afectos y enfoque; lo que hacemos, decimos y elegimos.

HAZLO PERSONAL. En oración preguntémonos:

¿Es verdaderamente mi deseo conocer a Cristo de manera real y profunda?
¿Es Dios mi fuente de felicidad, mi guía, mi todo?
¿Qué cosas (pecados, actitudes, personas, hábitos, actividades, vicios, pasatiempos, planes/metas/sueños) me están estorbando para amarle con todo lo que soy? ¿Estoy dispuesta a dejarlas por seguir a Cristo?
¿Cómo puedo experimentar y nutrir una relación más cercana con Él, buscarle, conocerle más?
¿Qué pasos intencionales daré para alimentar y fortalecer mi relación con Él?

Día 16. Inicia el Viaje de los 30 días a través del Manifiesto de una Mujer Verdadera y enfócate en el Único Digno de recibir todo tu amor.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Lucy Reyna Orozco Meraz

Lucy Reyna Orozco Meraz

 

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a
su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios.
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus
prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera
posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse
en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo
sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y
la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino.
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales.
@LucyReyna

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios. 
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y  la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino. 
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales. @LucyReyna

 

Únete a la discusión