Reseña del libro Rendición: El corazón en paz con Dios

Todos peleamos batallas, nos aferramos a ciertas cosas, levantamos estandartes. Tenemos anhelos, deseos, y pasiones. Nos obsesionamos con temas, abrazamos convicciones, luchamos por causas. Te has preguntado ¿Cuántas de ellas valen la pena? “Rendirnos implica una transferencia de lealtad y una transformación de perspectiva que tienen que afectar todo aspecto de nuestra vida”. ¿Quién es el objeto de tu lealtad? ¿Qué o quién dirige tu vida?

El libro llamado “Rendición”, por Nancy DeMoss Wolgemuth, inicia con escalofriante historia que hace reflexionar sobre estas preguntas. Pareciera de ficción, pero es una historia real. No te contaré todo el libro, pero quisiera resumir esta pequeña historia para animarte a leer todo su contenido.

Un soldado japonés, Hiroo Onoda, fue asignado durante la Segunda Guerra Mundial a una isla tropical de Lubang para impedir el ataque enemigo. La guerra terminó, pero él se negó a creer los mensajes que anunciaban la rendición de Japón. Durante 29 años continuó “defendiendo el territorio de la isla” para el derrotado ejército japonés. Vivió ocultándose en la selva, robando alimento a locales, evadiendo su búsqueda, y matando a nacionales. Se gastaron cientos de miles de dólares tratando de localizarlo y convencerlo de que la guerra había terminado. Él seguía rehusando rendirse. Al final, 13,000 hombres tuvieron que desplegar su esfuerzo para que él fuera persuadido a abandonar su inútil y solitaria guerra. Pudiendo haber gozado todos esos años en paz, vivió en continua guerra.

Estas palabras en su autobiografía (cuando al fin comprendió lo que pasó), me conmovieron en gran manera: “Me sentí como un tonto… ¿Qué había estado haciendo todos esos años?... Por primera vez entendí de verdad… Aquel era el final. Tiré del cerrojo del fusil y saqué las balas… Me quité de encima la mochila que siempre había llevado conmigo y puse el arma sobre ella”. La guerra había terminado. Lo visualizo cansado, luchando contra el viento, con un estrés constante. Y todo para nada. ¡Qué desperdicio de años!

¿A qué te aferras con tanta fuerza que no quieres soltar? ¿Cuántas guerras han terminado (o ya deben terminar), pero tú continúas obsesionada con ellas?

Todos enfrentamos situaciones complicadas e inesperadas. Todos experimentamos pruebas y tentaciones. Todos anhelamos la paz. Debemos tomar muchas decisiones diarias en cada área de la vida. Es por ello que encuentro este libro tan útil. Con su estilo directo y confrontador, Nancy DeMoss Wolgemuth comparte ejemplos específicos y comprensibles de cada tema expuesto. ¡Es tan fácil sentirse identificada con muchos de ellos! Leer este libro es como estar al descubierto frente a un gran espejo que despliega verdades bíblicas. Facilita de manera práctica que escudriñemos nuestro andar.

Te advierto de algo: este no es un libro “cómodo” o “para entretenerte”. Es para meditar y profundizar en tu caminar con Cristo. Contiene ocho breves y profundos capítulos, acompañados de ejemplos de personas que han tenido que rendir áreas muy importantes de su vida. Contiene los siguientes temas: la batalla por el control, la rendición cristiana, el significado de ser esclavos para siempre, cómo ser un sacrificio vivo, cómo enfrentar nuestros temores , el modelo a seguir, y ánimo para estar dispuestas a decir “Sí Señor”.

Recomiendo su lectura a personas que tienen el firme deseo de autoexaminarse. Puede servir a quien comience a caminar por fe, para que considere el verdadero costo de seguir a Jesús. También es importante para quien tenga muchos años en la fe, porque es necesario un autoexamen continuo en estas áreas de la vida: tiempo, cuerpo, lengua, posesiones, mente, voluntad, afectos y relaciones.

Hagamos un alto en nuestro camino y no permitamos que nos pase como al soldado Onoda: que los mejores años de nuestra vida sean desperdiciados porque no estuvimos dispuestas a rendirnos a tiempo. En el fondo, como él, tenemos la determinación innata a conducir nuestra propia vida, pero necesitamos estar dispuestas a que Cristo, el Rey de reyes, sea nuestro Amo. Estemos dispuestas a levantar la bandera blanca de rendición que traerá victoria y paz. Demos pasos hacia una vida espiritual libre, plena y abundante.

La guerra ha terminado. Cedamos voluntaria y gozosamente a Cristo el derecho de conducir nuestra vida.

Hazlo personal:

¿Cuándo fue la última vez que evaluaste tu rendición al Señor?

¿Permites que Dios dirija tu vida?

¿Qué áreas estás guardando para ti?

¿En cuales te estás negando a ceder el control?

No te pierdas la publicación del miércoles del blog, te ayudará reflexionar de manera cuidadosa y profunda en las áreas que necesitas rendir a Cristo. El libro “Rendición: El corazón en paz con Dios” está disponible en español e inglés.

Nancy DeMoss Wolgemuth, Rendición: El corazón en paz con Dios. Pág. 18. Editorial Portavoz & Kregel Publications, Grand Rapids Michigan. 2006.
2 Hiroo Onoda, No Surrender: My Thirty-Year War [No me rindo: Mi guerra de treinta años] Nueva York: Kodansha International Ltd., 1974, 14-15.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Lucy Reyna Orozco Meraz

Lucy Reyna Orozco Meraz

 

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a
su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios.
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus
prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera
posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse
en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo
sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y
la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino.
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales.
@LucyReyna

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios. 
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y  la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino. 
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales. @LucyReyna

 

Únete a la discusión