TIEMPO DEVOCIONAL... ¡Pero tengo hijos pequeños!

"Buscad a Jehová mientras pueda ser hallado, llamadle en tanto está cercano". Isaías 55:6

La Biblia nos invita a buscar a Dios mientras pueda ser hallado, Su gracia está disponible para el alma que Le busca y Lo invoca. Debemos acudir a Dios con un deseo sincero de conocerle más.

Buscarle a Él debe ser una prioridad en nuestras vidas, una que no podemos postergar.

¿Pero cómo tener un tiempo devocional si tengo niños pequeños? Lo primero que debemos hacer es desestructurarnos de la idea del "devocional perfecto", renunciar a la imagen mental de lo que sería para nosotras buscarle a Él a solas en quietud y silencio.

Cuando llegan los hijos aumentan considerablemente nuestras responsabilidades, el tiempo se reduce, el silencio se vuelve un recuerdo y el sueño un amigo lejano. En vista de este panorama nos resulta difícil tener un tiempo de búsqueda íntima del Señor, más cuando compartimos las veinticuatro horas con los hijos. Tratamos de tener un tiempo con el Señor todos los días a solas pero al poco tiempo fracasamos.

Dios no nos ha dado hijos para que dejemos de buscarle a Él por unos años hasta que crezcan. Si nos concedió hijos es para buscarle aun más ya que necesitamos la gracia inagotable en nuestra maternidad.

Cuando nació mi primer hijo, me resultó difícil mantener una rutina devocional, comencé a quejarme de no tener tiempo de orar a solas, ¡claro! mi vida había cambiado y yo tenía en mente continuar mi rutina del mismo modo que antes.

Llegué a un punto en el que tuve que sacarme la idea del "devocional ideal". Poco a poco aprendí a buscar al Señor con un niño en casa y cuando por fin había alcanzado una estabilidad, el Señor trae a mi segunda hija y nuevamente mi rutina se alteró, pero gozosa por este regalo del Señor me propuse no dejar que sucediera lo mismo que con mi primer hijo. Así que el Señor me enseñó a orar cuando y donde podía, sin quejarme. En ocasiones solía ser de madrugada mientras amamantaba a mi bebé. ¡Y cuán preciados han sido esos tiempos de oración!.

Incluye a los niños en el devocional, tal vez sea un tiempo más interrumpido y no podamos hacer oraciones extensas. Pero que nuestros hijos nos vean orar es muy importante, estamos imprimiendo en ellos una imagen que jamás se borrará de sus mentes. Quizás por unos años el devocional no sea como imaginamos, pero el Señor conoce nuestras vidas, hasta puede que quedemos dormidas mientras oramos, no nos angustiemos es un tiempo especial. Un día ellos crecerán y cuando menos lo imaginemos se habrán marchado de casa y tendremos tiempo de sobra para buscar al Señor a solas.

Debemos comprender que esta etapa no durará por siempre. Pero es vital que busquemos al Señor durante estos años de crianza. Aunque la forma y el tiempo

No olvidemos que el Espíritu intercede por nosotras con gemidos indecibles. (Ro. 8:26)

¡¡Señor ayudamos a deleitarnos en nuestros tiempos devocionales mientras criamos a nuestros hijos!!

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Débora Dilge de Peralta

Débora Dilge de Peralta

Débora esta casada desde hace 16 años con Victor Peralta, Pastor de la Iglesia Cristiana de la Gracia, en Bahía Blanca, Argentina. Tienen dos hijos a quienes educan en el hogar y juntos como familia alojan niños con necesidad de abrigo transitorio, a quienes instruyen cada día con el deseo de imprimir el evangelio en sus corazones. 

Débora abrazó el llamado del ser esposa y madre a tiempo completo y dirige un estudio bíblico para madres en su casa donde concurren mujeres de diversas congregaciones, también enseña junto a otras mamás en la escuela bíblica de niños. 

Gozosa de servir como representante de Aviva Nuestros Corazones en su país, Débora siente un fuerte compromiso de extender y anunciar el diseño de Dios para las mujeres, animándolas a conocer la verdadera libertad, plenitud y abundancia en Cristo. 

Únete a la discusión