Yo... ¿orar con otros?

Tengo que confesar algo: Nunca me he sentido a gusto en la oración colectiva. Me siento extraña cuando las personas me piden que ore con ellas. Siempre había pensado que se siente incómodo y poco sincero pararse en un círculo y tomarse de las manos para orar.  

Pero entonces comencé a estudiar lo que la Palabra de Dios dice respecto al poder de orar juntas. Su verdad ha revolucionado mi manera de pensar. He notado que algunas de mis dudas se van disipando. He comenzado a orar en cada oportunidad que tengo, con amigas, miembros de la familia, y ocasionalmente ¡con personas que acabo de conocer! 

¿Por qué el cambio? Porque la Palabra de Dios muestra que hay poder en el estar de acuerdo con otros creyentes en oración. Orar juntas es parte de la razón por la que Dios nos dio la iglesia. 

El ejemplo de la iglesia primitiva 

Revísalo. En el libro de Hechos, encontramos varios pasajes en que la iglesia primitiva está orando, todos juntos fervientemente: 

Cuando hubieron entrado en la ciudad, subieron al aposento alto donde estaban hospedados, Pedro, Juan, Jacobo y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas, hijo  de Jacobo. Todos éstos estaban unánimes, entregados de continuo a la oración junto con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con los hermanos de Él. (Hechos 1:13-14) 

Esto es después de la ascensión de Jesús. Nuevamente su Salvador se había ido físicamente, y les había dejado con una misión inmensa (decirle a todo el mundo acerca de Él) ¿Cómo respondieron? Orando juntos. 

En Hechos 4:23-31, los creyentes se unieron para orar juntos una vez más. ¿Cuál fue el resultado? 

Después que oraron, el lugar donde estaban reunidos tembló, y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban la palabra de Dios con valor. (v. 31) 

En Hechos 16:25 encontramos a Pablo y Silas orando juntos en prisión. ¿Qué sucedió aquella vez? 

De repente se produjo un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel fueron sacudidos; al instante se abrieron todas las puertas y las cadenas de todos se soltaron. (v. 26) 

Por último, el resultado de la oración de Pablo y Silas fue que el carcelero fue salvo junto con toda su familia. Claramente ¡hay poder en la oración unida! 

Donde dos o más. . .  

Mateo 18:19-20 da esta audaz promesa: 

“Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” 

Las Escrituras nos enseñan varias verdades clave acerca del poder de orar juntas: 

  • Jesús lo hizo 

  • Cuando sus amigos no intercedieron por Él inmediatamente, Jesús continuó pidiendo oración. 

  • Jesús fue sincero respecto a en qué necesitaba oración. Para verdaderamente alcanzar el poder que viene de orar juntas, tenemos que ser transparentes. 

  • La oración juntas es íntima 

  • Incluye confesión. 

  • Te lleva a la sanidad. 

  • Cuando oramos juntas, Jesús está en medio de nosotras. 

  • Él ha prometido que nuestras oraciones serán contestadas. 

¡Quítate la máscara! 

Parte de la razón por la que Dios nos puso en la familia de una iglesia (y en una familia cristiana, si tienes la bendición de tener una) es para que tengamos apoyo de oración de otros. Pero para poder cosechar todos sus beneficios, tenemos que estar dispuestas a quitarnos nuestras máscaras de perfección y decir, “Estoy luchando. ¿Podrías orar por mí

Si seguimos ofreciendo peticiones de oración triviales u orando con otras por obligación o rutina, no podremos interceptar en el poder de oración que experimentó la iglesia en Hechos. ¿No anhelas una vida de oración que tenga el poder de sacudir paredes y salvar vidas? ¡Yo también! Eso significa que tenemos que ser intencionales respecto a orar genuinamente con otras creyentes.  

Conocer la verdad de Dios sobre la oración colectiva nos lleva a una bifurcación en el camino. 

  • ¿Te comprometes a orar con otras con más frecuencia? 

  • ¿Serás transparente respecto a áreas en las que tienes necesidades y serás suficientemente valiente para pedir a otras que oren contigo en esas áreas? 

  • ¿Les regresarás el favor? 

  • ¿Encontrarás maneras de orar regularmente con otras respecto a asuntos que son importantes? 

Si es así, quiero que me lo digas. Déjame un comentario y comparte con quién estarás orando esta semana.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora popular a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.

Recursos relacionados

Únete a la conversación