Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

Caminemos juntos, día 3

Annamarie Sauter: Dennis Rainey dice que es importante que cada pareja se haga la siguiente pregunta: ¿Estamos siendo intencionales en crecer como pareja? 

Dennis Rainey: La estrategia del enemigo hoy con los matrimonios es dividirnos. Simplemente no hay mucho apoyo en la sociedad y por desgracia no hay, incluso dentro de la comunidad cristiana, un soporte que anime a las parejas casadas a ser uno.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Ha sido una gran alegría esta semana estar hablando con Dennis y Bárbara Rainey, que creo que han pasado alrededor de 15 años desde que nos conocimos. Hemos sido amigos a través de todos esos años y además compañeros de ministerio. Como mencionamos en nuestra última sesión, Dios usó el ministerio de Vida en familia, de una forma clave para poner en marcha el ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Así que siempre estaremos agradecidos por eso.

Quizás han leído alguno de los libros escritos por Dennis y Bárbara, ya que ellos han sido autores de muchos libros. Dennis y Bárbara, gracias de nuevo, por ser nuestros invitados en Aviva Nuestros Corazones y por ser cónyuges fieles y en este momento de sus vidas dejar que Dios los utilice para apoyar los matrimonios de otras personas.

Bárbara Rainey: Gracias, Nancy. Estamos muy contentos de estar aquí.

Dennis: Pensamos que estás haciendo un gran trabajo en las mujeres de Estados Unidos y de todas partes del mundo, tú eres una voz muy necesaria hoy en día.

Nancy: Gracias, Dennis. Recibimos correos electrónicos o cartas de algunos cuyos matrimonios realmente están en problemas y les sugerimos que necesitan ir a un Fin de semana para recordar, la conferencia que organiza Vida en familia para matrimonios.

Pero también pienso que probablemente hay algunas de nuestras oyentes que no saben mucho o quizás nada acerca de esa conferencia. Así que por favor danos una idea de qué se trata y lo que una pareja de novios o quizás una pareja casada pudiera esperar, si se inscribe para un fin de semana como ese. Cuéntanos un poco acerca de cómo sería esa experiencia.

Dennis: Bueno, como bien has dicho, es para parejas de novios o parejas casadas cuyos matrimonios están bien o quieren mejorar. Es también para aquellos que están luchando en su matrimonio. Creo que la mayoría nunca ha tomado un fin de semana de escapada como este. Así que el retiro Fin de semana para recordar, hace por las parejas casadas lo que no podrían hacer por sí mismas.

Les damos el resultado de más de 33 años de estudios en la Biblia, no por una sola persona, no por Bárbara y por mí, sino por docenas de nuestras parejas que han hecho la investigación en nuestra conferencia. Les damos el beneficio de todo este estudio bíblico para equiparlos con los planos del diseño y los cimientos del matrimonio.

Quiero decirles que incluso con un solo juego de planos, para dos personas imperfectas, sigue siendo un desafío.

Nancy: Es un arduo trabajo.

Dennis: Pero el Fin de semana para recordar es un tiempo para obtener los planos, para empezar a trabajar, para experimentar el beneficio, para ver qué se produce en su matrimonio al instante durante el fin de semana, porque tenemos todo tipo de proyectos, en todo el fin de semana, para hacerlo en privado. A nadie se le pide que haga algo públicamente donde pudiera ser avergonzado. Nosotros los guiamos a través de una experiencia que realmente hace que sea un fin de semana inolvidable.

Bárbara: El primer tema en la noche del viernes, cuando las parejas llegan, es una sesión llamada ¿Por qué fracasan los matrimonios? A pesar de que la mayoría de las personas que se sientan en la audiencia no tienen un matrimonio destruido, aunque sí algunos, los que no están en los matrimonios que fallan identifican asuntos con los que están luchando. Esa sesión ¿Por qué fracasan los matrimonios?, se trata de los diferentes temas que son comunes a todas las parejas.

Por ejemplo, diferentes suposiciones y ajustes difíciles en el matrimonio. Todo el mundo tiene ajustes difíciles, pero no nos apartamos y paramos a pensar que eso es normal y que eso es parte de la razón por la que luchamos en nuestros matrimonios.

Otra es la relación es 50/50. Hay una idea que es muy común que dice que si él hace su parte y yo hago mi parte, esto debe funcionar. Pero es una falsa suposición de que cada uno de nosotros hace el 50%. En cambio, debemos cada uno dar el 100%. Tiene que basarse en las Escrituras donde amamos incondicionalmente y aceptamos incondicionalmente.

Así que hay algunas cosas que a todos nos desarman, porque las parejas están sentadas allí y se dan cuenta de que les estamos hablando a ellos y estamos tratando cuestiones que están enfrentando en sus matrimonios, pues sabemos por experiencia que todos los matrimonios pasan por esas situaciones.

Nancy: Probablemente es sorprendente para muchas personas el darse cuenta de que no son los únicos que están experimentando esas cosas.

Bárbara: Lo es.

Dennis: Bueno, en este punto teníamos una pareja que dijo: «Es lo mismo que haber tenido nuestra foto en un trípode en el podio».

Nancy: Además hay un montón de otras personas que probablemente están pensando lo mismo.

Dennis: Exactamente. Creo que esa es la estrategia de nuestro enemigo. Quiere hacer que las parejas piensen que son los únicos que han experimentado esto antes en su matrimonio.

En estos fines de semana nos reímos mucho. No es algo pesado, los temas son bien tratados. Realmente contamos con charlistas honestos, auténticos, que están compartiendo sus propios fracasos, así como sus éxitos; que han hecho las cosas bien, y cómo, incluso ellos, lo han hecho mal.

Creo que hoy en día existe la necesidad dentro de estas parejas, especialmente las jóvenes que están empezando sus matrimonios y juntos están buscando gente auténtica. Verdaderos mensajeros que pueden relacionarse con la Biblia, donde están viviendo, con las historias de sus vidas de la forma en que lo han hecho.

Generalmente contamos con dos parejas en cada conferencia durante el fin de semana para compartir los diversos temas. Es realmente un esfuerzo de equipo. No está basado en la interpretación de una sola persona acerca de lo que la Biblia dice sobre el matrimonio y la familia.

Nancy: Pero está basado en la Biblia.

Dennis: Sí, así es. El sábado por la mañana hablamos sobre el propósito que Dios tenía para el matrimonio en un principio. Si tú vas a experimentar algo que Dios hizo para ti, ¿no te parece que ayudaría a entender los tres propósitos que Él tenía en mente?

  • Reflejar Su imagen
  • Traspasar un legado piadoso y
  • Reinar juntos en la guerra espiritual y en la batalla espiritual

Cuando una pareja empieza a comprender que hay más en juego en su matrimonio que solo tener sus propias necesidades satisfechas, que el carácter de Dios está en juego, Su reputación está en juego en tu matrimonio, y que Él tiene un llamado noble que tiene un impacto generacional; entonces todo de repente acerca del matrimonio se convierte en algo mucho más amplio, más grande que solo dos personas individuales.

Esta pareja tiene el gran plan de Dios en su mente. Es interesante, Nancy, ver que las luces se encienden en las vidas de las personas y se dan cuenta de que lo que pasa en nuestro matrimonio en realidad es algo más grande que solo nosotros.

Nancy: Realmente se trata de la gloria de Dios y de reflejar al mundo el plan redentor de Cristo, Su amor por la iglesia. Es una imagen terrenal de una realidad eterna y celestial. Así que vale la pena pagar el precio, pasar por el esfuerzo de creerle a Dios para conseguir atravesar esos momentos difíciles y tener un matrimonio que no solo sobreviva, sino que prospere.

Dennis: Eso es correcto. Incluso los matrimonios con este llamado tan noble van a experimentar conflictos, y ellos necesitan conocer la manera de comunicarse y de saber cómo perdonar. Necesitan saber cómo pedir perdón. Tenemos sesiones en las que se equipa a las personas y se les enseña cómo hacerlo desde una perspectiva bíblica.

Incluso explicar qué es el perdón, pues el perdón esrenunciar al derecho de castigar a la otra persona. Así que cuando tú dices, «te perdono», no es simplemente pronunciar las palabras. En nuestra relación matrimonial, ambos sabemos que cuando el otro viene y pide perdón, lo que está en juego es que vas a renunciar al derecho de castigar, de herir con el silencio, de lastimar con palabras o rechazar. La conferencia realmente equipa a las parejas para saber cómo hacerlo de una manera eficaz.

Si estás comprometida, no creo que debas considerar la opción de hacerlo sin antes pasar por esta conferencia. Si has estado casada un año o diez años o cuarenta años o más, en cada estación del matrimonio hay ajustes en el carburador que se necesitan hacer, para mantener el matrimonio en el camino que Dios le tiene trazado.

Hemos escuchado a algunos oyentes que nos han dicho: «Me encantaría ir a una de estas conferencias de matrimonio, pero mi esposo no está interesado en algo como eso». Hemos tenido muchos que nos escriben y dicen: «Nuestro matrimonio se está desmoronando. Mi mujer me ha dejado, o ella ha abandonado el matrimonio. ¿Podrías hablar con ella y ver si puedes conseguir que vaya a la conferencia de matrimonio conmigo?

¿Qué le dirías a una mujer que dice que esto es algo que su matrimonio realmente necesita, pero que no está segura que su marido esté abierto a esto?

Bárbara: Creo que una mujer tiene la oportunidad de preguntarle. Ella solo puede tener una oportunidad, por lo que ella tiene que orar realmente acerca de cuándo y cómo extender esa invitación a su marido y que sea atractivo, que sea interesante para él, para que sepa que va a estar en un lugar seguro, y que él no va a estar expuesto.

Creo que hay una manera en que ella puede acercarse para que él se sienta bienvenido, y así sentirá que será algo bueno. Pero también quiero decir a cualquier esposa o marido, incluso en el caso, si su cónyuge no quiere ir, no hay razón por la que no pueda asistir. Mejor aprenden cuál es su papel como esposas o esposos y tal vez tú podrías asimilar algunas cosas durante el fin de semana que pueden ayudar para fortalecer tu parte del matrimonio, que realmente va a hacer que tu marido o tu esposa tomen nota, y luego estarán más interesados en venir y descubrir qué es lo que has aprendido la próxima vez.

Aunque realmente queremos que vengan ambos, porque el trabajo es realmente mejor como pareja, está absolutamente abierta a maridos y esposas que vienen solos porque sus cónyuges no están interesados.

Nancy: Si tu pareja no está caminando con el Señor, no está interesada en mejorar el matrimonio, uno de los pequeños secretos que he observado en los últimos años es que, cuando hay un conflicto matrimonial, el que quiere ver cambios y mejoría en el matrimonio es generalmente el que tiene la llave para que el matrimonio sea transformado. Eso es contrario a la lógica, porque tendemos a pensar que si la otra persona cambia o se arregla, entonces el matrimonio mejoraría.

Bárbara: Creo que la clave es saber lo que motiva a tu pareja. Estoy convencida de que las mujeres tenemos una gran influencia sobre nuestros maridos, y tenemos un gran poder sobre sus vidas. Pienso que una mujer tiene que usar ese don que Dios le ha dado y encontrar la manera de conseguir que su marido vaya. Creo que se puede hacer eso. También creo que Dios te dará la llave de su corazón para llegar allí, o así se trate de ir de pesca un fin de semana, o si lo estás tentando para venir a un fin de semana romántico. Utiliza lo que Dios te dio. Es una cosa buena.

Nancy: Un punto de partida es ir a la página de Vida en familia y hacer clic donde menciona el retiro del fin de semana para matrimonios. Obtén la información. Busca una ciudad y fecha que sea conveniente para ti y aprovecha esa oportunidad. Estamos todo el tiempo conectados a través de correo electrónico y otros medios, con nuestras oyentes que están desesperadas por ver a Dios intervenir en sus matrimonios o que simplemente quieren que sus matrimonios sean lo que Dios quiso que fueran.

Ya sea que tu matrimonio esté en buena forma o en modo desesperación o si has estado casada por poco tiempo… De hecho, fui la noche del viernes de un Fin de semana para recordar, hace unos años. Y en la sesión de apertura pidieron que levantaran la mano para saber quiénes habían estado casados el menor lapso de tiempo, de todas las parejas que estaban allí ese fin de semana. ¿Puedes creer que había una pareja que había estado casada, creo que fue, por tres horas? Ellos hicieron la boda y llegaron a la…

Dennis: ¿Todavía tenían el esmoquin y el vestido de novia?

Nancy: Bueno, no lo tenían puesto, pero no hacía mucho tiempo que se lo habían quitado. Así que si has estado casada por un período muy corto de tiempo o por un período muy largo de tiempo, esta es una gran oportunidad para invertir en tu matrimonio.

Dennis: Sí. Escucha el testimonio de una mujer que vino a la conferencia, llevaba casada 18 años y dijo: «Fue increíble. Las paredes se derrumbaron. La comunicación se había restaurado. Ya no estaba sola o aislada. Yo soy de mi amado y mi amado es mío». Es por eso que nos casamos. Nosotros no nos casamos para convertirnos en extraños o estar aislados.

Nancy: O convertirnos en enemigos.

Dennis: Sí, exactamente. Nos casamos para ser uno. Sin embargo, la estrategia del enemigo en los matrimonios de hoy es dividirnos. Simplemente no hay mucho en la vida y por desgracia no hay un soporte, incluso dentro de la comunidad cristiana que anime a las parejas casadas a ser uno. Lo que la conferencia va a hacer es que te preparará para eliminar el aislamiento en tu matrimonio y para construir la unidad y la intimidad.

Volviendo a Génesis capítulo 2, que dice: «Por esta causa el hombre dejará a su padre y a su madre. Ellos se unirán y los dos serán una sola carne» (Génesis 2:24, parafraseado). Observa las palabras «se unirán», es pegarse, que se convierten en uno. Es un proceso de toda la vida. Deseamos que pudiera ocurrir al instante, y nos hubiera gustado que pudiera suceder perfectamente. Pero, es entre dos personas imperfectas que están llenas de todo tipo de decepciones y formas de herirse unos a otros.

Te diré que no hay una persona casada que nos esté escuchando ahora mismo, que no necesite una oportunidad para escapar, para salir de la cotidianidad, para apagar el teléfono celular, para dejar de escribir correos electrónicos y pasar algún tiempo con su cónyuge tratando de edificar su matrimonio.

Nancy: Tengo en mis manos otros recursos estupendos que junto con el de Fin de semana para recordar, creo que van a ser una gran bendición en muchas de las vidas de nuestras oyentes. Y quiero animarlas a revisar en especial una copia del libro devocional de Dennis y Bárbara Rainey titulado Moments With You, es un devocional diario para parejas, pero también puedes buscar algunos de los libros que están en español como, Diez secretos para desarrollar una familia fuerte, y un libro corto titulado Momentos juntos.

Dennis y Bárbara, ustedes han estado casados 37 años y ahora lo que se enseña en este Fin de semana para recordar, las conferencias para matrimonios, es la acumulación de toda una vida de las cosas que Dios les ha enseñado y que todavía les sigue enseñando. Pero ahora tienen su nido vacío, tienen seis hijos adultos y 14 nietos, y la vida sigue pasando.

Una de las cosas que he querido preguntarles ahora es, ¿cómo hacen en esta temporada del nido vacío en la vida? ¿Qué están haciendo para mantener su matrimonio fresco y creciendo?

Bárbara: Tengo que decirte que realmente nos estamos divirtiendo. Nos tomó un par de años la transición de la temporada de crianza, a la temporada del nido vacío en nuestras vidas. Estamos haciendo algunos viajes de pesca juntos y estamos haciendo todo tipo de cosas divertidas juntos. Pero una de las cosas que apenas hemos empezado a hacer, es que el año pasado, en Navidad, nuestros hijos nos dieron lecciones de baile de salón como un regalo. Dennis como que lo miró y dijo oh-oh.

Dennis: ¡Llegó el día del Juicio!

Nancy: Esto no era lo que precisamente estaba en el tope de tu lista de regalos de Navidad…

Dennis: Bueno, hemos estado hablando de hacer esto desde hace algún tiempo, y me parecía bien. Pero creo que el ritmo es una cuestión de la genética y de ADN.

Nancy: ¿Y lo tienes o no lo tienes?

Dennis: Dios no me dio mucho de eso.

Bárbara: Entonces de todas formas tenemos este regalo. Nos inscribimos un par de meses después de que lo conseguimos, y hemos estado tomando clases de baile. Tengo que decirte que ha sido muy divertido y hemos aprendido mucho. Pero te voy a decir lo que realmente ha sido más interesante de eso, es lo que estamos aprendiendo sobre el matrimonio en clases de baile.

Es decir, el hombre –cuando están bailando– tiene que estar a cargo. Él es el líder. La mujer lo tiene que seguir. Por supuesto, me refiero a que es una especie de «dejarse llevar».

Tuvimos una lección, no hace mucho tiempo, en que el instructor masculino trabajó conmigo y la instructora trabajó con Dennis, y ella le ayudó a aprender cómo llevarme mejor. El instructor masculino me estaba enseñando cómo seguirlo.

Al principio pensé: «Bueno, yo sé cómo hacer esto. O sea, quiero decir que soy mejor, a la hora de bailar que mi marido de todos modos. Entonces, ¿qué se supone que voy a aprender de esto?» Bueno, él trabajó conmigo casi todo el tiempo, y me di cuenta al final de la lección, que todavía es difícil para mí seguirlo. Quiero decir que hemos estado casados durante 37 años y todavía tengo dificultades para dejarme llevar.

Nancy: O sea, ¿que preferirías tú hacer?

Dennis: ¡Hacerse cargo! ¡Tomar el control! ¿A qué te refieres con eso de que preferiría hacer?

Nancy: Es que yo solo quería escucharte decirlo.

Bárbara: Bueno, es algo así como lo que hemos hablado antes sobre cómo yo pensaba que era más espiritual que mi marido. Pensé que soy mejor bailando que él también, porque tengo un poco más de ritmo que él. Así que cuando él como que no sabía qué hacer, sentí como que era mi trabajo ayudarle a saber qué hacer, para lucir bien en la pista de baile.

Nancy: Y, ¿qué sucede cuando inviertes los papeles en la pista de baile?

Dennis: Hace que el hombre no quiera bailar. Ahora, aplicando eso a la vida. Lo mismo es cierto en una relación de matrimonio y una familia. Si una mujer se hace cargo, el hombre la deja.

Nancy: ¿Así que no vas a pelear con ella por eso?

Dennis: No. No. Un hombre va hacer eso. Para mí, en la pista de baile estábamos pasando por algo de esto, y tuve que aprender a conducir mejor. Hay una manera de dar la vuelta en el baile…

Nancy: ... Como, ¿con tus brazos?

Dennis: Sí, con los brazos. Cuando no eres débil sino fuerte, y como un hombre va mostrando la dirección en la pista de baile.

Nancy: Tú eres quien dirige.

Bárbara: Lo que aprendí fue que yo iba a ser muy, muy sensible a cualquier movimiento que hiciera para que yo pudiera responder en consecuencia, en lugar de tratar de anticipar hacia dónde va a ir y moverme en consecuencia. Nos estamos rozando, y tenemos que ser sensibles a cualquier cambio en el movimiento o la presión de los brazos o los hombros o lo que sea.

Solo pensé lo cierto que es esto en el matrimonio porque Dios nos ha llamado a ser uno. Así que eso significa que tengo que estar tan en contacto con él que puedo seguir estas sugerencias, y él no tiene que golpearme en la cabeza para decir que vamos de esta manera. Estoy siguiendo su ejemplo, y si estoy realmente siendo una con él, entonces yo voy a ser sensible a donde él me está guiando y por lo tanto a seguirlo.

Nancy: Y sensible a su guía

Bárbara: Sí. Fue muy instructivo, y creo que va a ser bueno para nuestro matrimonio también, curiosamente.

Dennis: Imagínate poner tus manos hacia afuera y las palmas hacia tu cónyuge. Esa es la forma en que empezaron con nosotros. Bárbara y yo estábamos frente a frente. Juntamos nuestras palmas y manos, los dedos míos con los suyos. Entonces nos dijeron caminen hacia atrás. Yo empujaba a Bárbara hacia atrás, llegábamos hasta la pared y entonces ella me empujaba a mí.

Bárbara: Pero yo tenía que ser sensible para cuando él se detuviera yo también detenerme y no seguir adelante. Así que te estás comunicando a través de tus manos. Así que cuando llegó el momento para que se detuviera, yo tenía que prestar atención a la presión de sus manos para detenerme al mismo tiempo. Así que cuando él empezaba a ir en otra dirección, entonces podía responder y seguirlo.

Dennis: Yo me pregunto cuántas parejas de casados, si comenzaran a pensar en su relación matrimonial en vez de competir o ver quién va a dirigir, ¿quién va a asumir el control?, librar esa batalla por el control. En cambio, si realmente aprendieran cuál es la responsabilidad del marido, que es conducir, amar, servir, negarse a sí mismo. Y la esposa aprender a respetar y sí, esa palabra que comienza con «S», sumisión, y aprender a seguirlo. Es seguro que funciona en la pista de baile, y en la medida en que lo hemos ido aplicando a nuestro matrimonio, funciona también.

Bárbara: Funciona mucho más fácil si tú sigues las reglas.

Dennis: No están luchando entre sí por el control.

Nancy: En última instancia, esto es una imagen de nuestra sumisión y capacidad de responder a Cristo. Cuando lo tienes a Él en el lugar correcto, en el lugar adecuado, como el Señor de tu vida y el Señor de tu matrimonio y estás respondiendo a Su liderazgo, entonces no va a ser tan amenazante vivir ese tipo de relación en el matrimonio.

Dennis: Estoy de acuerdo. Eso es realmente lo que se establece allí. Si tú puedes conseguir que esto esté correcto, hay una probabilidad mucho más alta de que obtendrás el asunto del matrimonio correcto.

Bárbara: Exactamente.

Nancy: Bueno, gracias, Dennis y Bárbara, por no solo ser buenos en la pista de baile.

Dennis: Bueno, espera, espera…

Bárbara: No dijimos que éramos buenos en la pista de baile.

Dennis: Nosotros no dijimos eso.

Nancy: Vamos a poner un video en AvivaNuestrosCorazones.com

Dennis: No, no lo haremos.

Nancy: A nuestros oyentes les encantaría ver eso.

Dennis: Oh, no, no, no, no.

Bárbara: No habrá vídeo.

Nancy: Gracias por haber aprendido y vivir en su matrimonio, y continuar viviendo, lo que significa liderar y someterse al señorío de Jesucristo y por las muchas, muchas maneras que Él les está utilizando a través del ministerio de Vida en familia a ayudar a otras parejas a conseguir el baile correcto y aprender a seguir a Jesucristo para la gloria de Dios y el avance de Su reino.

Ustedes han sido amigos muy queridos, compañeros de ministerio muy queridos. Solo quiero decir una vez más, gracias. Es una alegría, es un gozo servir en la viña del Señor, en el mismo reino junto a ustedes. Gracias por estar aquí esta semana bendiciendo a nuestras oyentes con solo algunos detalles de sus vidas y su caminar con el Señor.

Bárbara: Realmente lo disfruté. Ha sido un placer.

Dennis: Realmente es un privilegio.

Annamarie: El matrimonio está diseñado para ser un reflejo de la gloria de Dios. Nancy DeMoss Wolgemuth ha estado hablando acerca de esto con Dennis y Bárbara Rainey.

Conoce más acerca del ministerio Vida en familia y échale un vistazo a los libros de Dennis y Bárbara Rainey disponibles en español. Tenemos los accesos para ti en nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com. Encuéntralos en la transcripción de este programa. Y si te perdiste alguno de los programas anteriores en esta serie, encuéntralo también allí en AvivaNuestrosCorazones.com.

Si estás casada, espero que lo que has estado escuchando a lo largo de esta serie te haya animado a crecer en unidad con tu esposo. Y si estás soltera, espero que esta serie te haya ayudado a tener una visión bíblica del matrimonio. Independientemente de la etapa de vida en que nos encontremos, debemos estimar como valioso el diseño de Dios.

Hoy, en nuestro Reto Mujer Verdadera 365 —a través del cual estamos leyendo la Biblia de tapa a tapa este año— nos corresponde leer Isaías, los capítulos 1 al 4. Si lo has leído anteriormente sabrás que este contiene muchas profecías conocidas acerca de Jesús. También encontramos nombres de Él que nos dan una hermosa imagen de Su obra redentora. 

El lunes, no te pierdas una próxima serie en la que estudiaremos algunos de esos nombres.

Nancy: Nuestro propósito aquí en Aviva Nuestros Corazones no es dirigir a las mujeres hacia Nancy DeMoss, o hacia algún escritor o conferencista, sino dirigir a las mujeres a JESÚS –el nombre que es sobre todo nombre.

  • Hay vida en Su nombre.
  • Hay paz en Su nombre.
  • Hay gracia en Su nombre.
  • Hay plenitud en Su nombre.
  • Hay sanidad en Su nombre.

De hecho, todo lo que necesitas se encuentra en el nombre de Jesús.

Annamarie: Te esperamos para este próximo programa, aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Invitándote a no solo sobrevivir en la vida cristiana sino a tener una vida abundante en Cristo, Aviva Nuestros Corazones es un ministerio de alcance de Revive Our Hearts.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Nueva Biblia de las Américas a menos que se cite otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Colabora con nosotras

Tenemos el privilegio de proporcionar las transcripciones de estos mensajes vivificantes. Si el Señor ha usado Aviva Nuestros Corazones para bendecir tu vida, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expander el mensaje?

Donar $5

Sobre la Anfitriona

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es contagioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias hasta sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito veintidós libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adornadas. Sus libros han vendido más de cuatro millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Sobre los Invitados

Únete a la conversación