Aviva Nuestros Corazones Podcast

¿Cuándo necesita avivamiento una nación?

Annamarie Sauter: Dan Jarvis comparte un efecto del avivamiento.

Dan Jarvis: Lo que hace el avivamiento realmente, es llamarnos a vivir de forma diferente a la natural en que otras personas a nuestro alrededor van a querer vivir. Es someterse a Dios y decir: «De acuerdo Señor, eres mi Señor. No es una palabra más. Es, de hecho, el lugar que ocupas en mi vida. Tú eres Señor. Tú eres mi Rey».

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín. Si estás leyendo la Biblia tapa a tapa junto a nosotras este año, la lectura de hoy es Salmos 99 al 104.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Cuando escuchas la palabra avivamiento, ¿qué viene a tu mente? Sé honesta. Diferentes personas tienen diferentes ideas, incluso en diferentes partes de los Estados Unidos y del mundo, de lo que significa un avivamiento. Pero yo creo que el avivamiento en su sentido histórico y bíblico representa la esperanza para una nación en decadencia.

Así que aquí en Aviva Nuestros Corazones, queremos ayudar a las personas a crecer en su entendimiento sobre lo que involucra el avivamiento y animarlas a pedirle al Señor que envíe un verdadero avivamiento en nuestros días.

Como puedes haberme escuchado compartir antes, Life Action Ministries es la organización matriz de Aviva Nuestros Corazones. Life Action tiene tres equipos que viajan de iglesia en iglesia a lo largo de todo un año, difundiendo un mensaje de avivamiento.

Los líderes de estos equipos tienen una visión única de lo que sucede cuando Dios aviva corazones. Estamos a punto de escuchar a tres predicadores de Life Action: Laine Johnson, Ryan Loveing y Steve Canfield. Estaremos escuchando también a Dan Jarvis, quien solía viajar como miembro del equipo de Life Action.

El equipo de Aviva Nuestros Corazones conversó con estos predicadores. A medida que escuches, creo que lograrás una mejor comprensión de lo que sucede cuando Dios afecta las vidas en un avivamiento.

Annamarie: Gracias, Nancy. 

Para iniciar, Steve Canfield responderá una pregunta que le suelen hacer: ¿Existen ejemplos de avivamiento en la Escritura?

Steve Canfield: La gente pregunta si el avivamiento es una verdad bíblica. Hay doce avivamientos registrados en el Antiguo Testamento. Algunos incluyen a Nínive, que es probablemente más bien un despertar espiritual. Y si hay algo cierto en todos esos escenarios que puedes leer desde Moisés hasta Nehemías, fue que hubo un momento en la historia de la nación en que había decadencia espiritual y Dios levantó a algunas personas cargadas con preocupación.

Vemos en el libro de Jueces que el ciclo se produce una y otra vez. Dios respondió a esas oraciones, y hubo un periodo entonces de nuevamente, honrar a Dios, devoción a Dios y seguirle. Ese patrón se repite una y otra vez en el Antiguo Testamento página por página.

Laine Johnson: En el Nuevo Testamento, de igual forma, todo lo que tienes que hacer es mirar y leer los primeros capítulos de Hechos.

No solo el evangelismo masivo y las conversiones que ocurrieron. Pero observa lo que ocurrió con el pueblo de Dios cuando se reunían a diario, cuando compartían juntos el pan, cuando daban generosamente el uno al otro, estaban constantemente maravillados de Dios y Su obra, y del trabajo del Espíritu Santo entre ellos.

Dan: Algunas de las cosas que Jesús dijo a las iglesias en el libro de Apocalipsis, constituyen para mí un increíble llamado al avivamiento. Y ahí están las palabras de Jesús mismo, diciendo: «Arrepiéntete» o «has dejado tu primer amor. Te has alejado de tu pasión». Él dijo: «No eres frío ni caliente, te has vuelto tibio». Él dice que «tienes que levantarte y fortalecerte por lo que resta. Estás a punto de morir». Estas son palabras de avivamiento. Estos son llamados apasionados para que las iglesias se vuelvan a Dios.

Así que cuando pienso, ¿es bíblico el avivamiento? Absolutamente. Es bíblico. La palabra en sí, no es necesariamente tan importante como el concepto de que tenemos que volvernos a Dios. Tenemos que clamar a Él.

Y en mi mente, esas iglesias en Apocalipsis, las que realmente necesitaban avivamiento, eran muy parecidas a nosotros. Eran autosuficientes. Pensaban que lo tenían todo. Probablemente se veían mejor que otras iglesias en otras partes del mundo. En sus mentes, eran grandiosas. Pero cuando Jesús las evaluó, dijo: «Hey, estás perdiendo el enfoque de lo que todo esto se trata».

En la Palabra de Dios, cuando su pueblo se había alejado de Él, y estoy pensando acerca del momento específico en los tiempos de Samuel, cuando la nación se había oscurecido tanto, «Icabod» fue la palabra clave. Se había ido la gloria, y era como si las tinieblas hubieran llegado para quedarse.

El pueblo podría haber perdido la esperanza, y sin embargo, en ese momento Dios levantó a Samuel. Hubo gente que clamó a Él y en última instancia, toda la nación decidió volverse de sus ídolos para servir y obedecer a Dios de todo corazón. Y a partir de ese momento, Él les dio la victoria, y hubo esperanza nuevamente y, de nuevo, se vislumbraba un futuro.

Annamarie: Al escuchar estos ejemplos de la Escritura puede que estés pensando en tu nación y el estado en que se encuentra. A este panel de predicadores se le hizo la siguiente pregunta: ¿Son realmente las necesidades de nuestros países peores que las de aquellas en el pasado? Dan Jarvis nos ayuda a responder esto.

Dan: Supongo que cuando veo a los Estados Unidos, y cuando veo el estado de –y no voy solo a decir, «iglesias», diré, «de mi propia iglesia y en mi propia vida», siento esa sensación de Icabod. Es un sentimiento de ausencia de gloria. Incluso si estamos diciendo las cosas correctas, estamos observando la teología correcta, si somos bien estudiados y estamos comunicando todo con habilidad. Al final del día, ¿existe poder de Dios en medio nuestro? ¿Podemos decir en nuestros corazones que estamos experimentando el poder de Dios? No sé si podemos –y solo hablo por mí– pero siento como si el poder no existiera.

A mí, eso me da un increíble sentido de urgencia porque sin ese poder, sea que nuestra cultura se levante o caiga, nada más importa sin ese poder. Sin Dios con nosotros, ¿para qué vivimos?

Steve: los días que precedieron a Jeremiah Lanphier y su oración; en aquel momento, una semana después de que ellos empezaron esa reunión de oración, el mercado de valores colapsó. No viví esos días. Pero puedo leer las historias de entonces.

Pero lo que es alentador para mí, es que aun con lo oscuro que todo parezca ser en lo que respecta a nuestros asuntos económicos y morales—y pudieras tener una gran lista de todos los problemas y enfermedades que enfrentamos. Pero a pesar de todo eso, ha habido días oscuros como este en el pasado y ahí es cuando Dios se abrió paso.

Estos días podrían ser —o no— peores de lo que nunca han sido. Ese no es el punto. El punto es que el poder de Dios no está limitado por la oscuridad del momento. El poder de Dios es ilimitado. Y si alguna vez hubo un momento en nuestra vida donde tenemos que ver a Dios entrar en escena, es sin duda alguna, ahora. Ha ocurrido anteriormente en la historia, y tengo gran esperanza de que eso suceda nuevamente.

Laine: Creo que todos nosotros deberíamos cuidarnos de no decir muy ligeramente que esto es peor de lo que alguna vez ha sido porque ninguno de nosotros vivió en aquel entonces. Hay algunas cosas ocurriendo que nunca hemos visto en nuestra nación que están llevando a la mayoría de nosotros a estar extremadamente preocupados por los días que estamos viviendo.

Sé, por ejemplo, que la tasa de divorcio hace 100 años era de un 3% alrededor del inicio del siglo pasado, en los 1900. Y entonces, digamos que unos treinta, cuarenta, cincuenta años atrás, aumentó a un 50%, y desde entonces se ha mantenido alrededor de ese número. Así que la destrucción de la unidad familiar, los votos de lo que constituye un matrimonio –¿solo puede ser entre un hombre y una mujer? El claro aumento público de la homosexualidad– esas cosas nunca han sido verdad en la historia de esta nación y se han convertido en una realidad en naciones que se han derrumbado y que han sido destruidas en siglos pasados.

Y no solo esas cosas que acabo de mencionar. Pero qué podemos decir del aborto, que prácticamente era un tema inexistente en décadas pasadas.

Y me parece que estamos viviendo tiempo extra, tiempo prestado en este momento, a menos que haya un profundo quebrantamiento y arrepentimiento, empezando con la iglesia y el pueblo de Dios, antes que afecte nuestra nación.

Annamarie: Bueno ya escuchamos acerca de algunos ejemplos de avivamiento en la Escritura y acerca de la gran necesidad de avivamiento en la iglesia. Si el pueblo de Dios despierta, nuestras naciones serán afectadas. 

La siguiente pregunta que queremos responder es, ¿cómo se vería un verdadero cambio en las áreas de profunda necesidad mencionadas?

Laine: Cuando llega el avivamiento, que es meramente el regreso a la presencia y la preeminencia de Cristo en la vida, entonces, toda nuestra vida se mueve a través de lo que le honra a Él. Y si la Biblia llega a ser el parámetro por el cual vivimos la vida, entonces ciertamente eso afectará profundamente nuestra cosmovisión: cómo vemos el matrimonio, cómo vemos nuestras familias, cómo vemos nuestros niños, cómo nos vemos como padres, cómo vemos la moralidad, cómo vemos nuestras finanzas y cómo hacemos negocios los unos con los otros.

Así que todos los males de nuestros días que están creciendo exponencialmente para destruirnos—creo yo— empezarán inmediatamente a ser revertidos porque la Biblia, la Palabra de Dios y la verdad de Dios se convierte en el nuevo parámetro, o el antiguo parámetro, debería decir, por el cual empezamos a vivir nuestras vidas nuevamente.

Así que hay gran esperanza en medio de la oscuridad si nos volvemos a Él.

Steve: Las cosas que cambiarán en esta generación serían, paralelamente, en nuestra opinión, las que han ocurrido en días pasados. Como el avivamiento de 1857, donde se dice que en algunas ciudades la policía no tenía nada que hacer porque las cárceles estaban vacías. ¿Podrías imaginar si las penitenciarías y las cárceles estuvieran vacías? Qué diferente sería en lo relacionado al tema de la delincuencia solamente.

En el tema de las fábricas, en el avivamiento de Welsh, ellos no podían incluso hacer negocios como solían, porque el lenguaje había cambiado tanto que ellos no podían hacer que las mulas trabajaran porque dejaron de insultarlas.

Así que, ciertamente, habrá cambios económicos y tendrán lugar reformas —de alguna manera al instante— habría millones de personas llevadas al reino de Dios en relación a iglesias y a la ministración de estas. Indudablemente habría algunos cambios instantáneos.

Tendremos que vivir con algunas de esas cosas fruto de lo que hemos sembrado, y esas cosas no cambiarán de la noche a la mañana. Pero lo que Dios puede hacer en la vida de las personas, será notorio y recordado y será de gran estímulo al mundo si Dios lo hace.

Laine: Tomemos la piedra angular de la familia y el hogar. Si nos comprometemos con el pacto del matrimonio, por consiguiente, no tendríamos divorcios en ningún punto de la escala que actualmente tenemos; consecuentemente tendríamos hijos siendo criados en hogares estables y ambientes con un padre y una madre a los cuales seguir. Y crecerían en un entorno saludable. Entonces, ellos empezarían a propagar ese mismo parámetro. En una generación, toda la nación sería dramáticamente transformada, si fuera a gran escala.

Y nuevamente, empieza en un lugar. Solo en ese aspecto del matrimonio y el hogar, afectaría profundamente la nación, a pesar de que tomaría una generación para ver el fruto de eso.

Annamarie: Cuando escuchamos acerca de avivamiento, usualmente hay un énfasis en el quebrantamiento y en la humildad. ¿Por qué?

Dan: En las bienaventuranzas, Jesús nos enseña que la vida del reino es realmente lo opuesto a como naturalmente queremos vivir. Cuando pienso acerca del quebrantamiento, pienso acerca de los caballos –es la ilustración que llega a mi mente.

Típicamente, queremos ser como un Mustang en explanadas abiertas y hacer las cosas a nuestro modo y correr libre y salvajemente y tomar todas nuestras propias decisiones.

Pero cuando llegas a un punto como cristiano en que te das cuenta de que tienes que someterte a Dios, tu pecado es quebrantado delante de Él, y desde allí Él puede dirigirte. Él puede dirigir tu vida. Él puede obrar a través de ti.

El primer paso del quebrantamiento es reconocer nuestra necesidad, pero el estilo de vida del quebrantamiento es un corazón sumiso donde dices, «ya no voy a agarrar la sartén por el mango». Reconozco que necesito a Dios cada día. Lo necesito para que me dirija. Ya no tomaré mis propias decisiones ni viviré bajo mis reglas. En lugar de eso, a partir de este día, quiero que sea Dios quien dirija mis pasos.

Esa persona, en mi mente, está lista para un avivamiento. Ese es el tipo de persona que Dios ama usar. Él no puede usar, se resiste a usar a las personas que están llenas de orgullo y los que dicen: «No, Dios, tienes que hacerlo a mi manera». O como dijo Caín, «Dios, voy a adorarte a mi manera». Eso no es en lo que Dios está interesado.

Lo que hace el avivamiento realmente es llamarnos a vivir contrario a la forma natural en que otras personas a nuestro alrededor van a querer vivir. Se trata de someterse a Dios y decir, «de acuerdo Señor, eres mi Señor, no es una palabra más. Es, de hecho, el lugar que ocupas en mi vida. Tú eres Señor. Tú eres mi Rey».

Steve: Sí. El quebrantamiento no es un evento de una sola vez. Es un estilo de vida. Y asociamos el quebrantamiento con la emoción. Y ciertamente, como conversamos anteriormente, hay emociones involucradas, pero el quebrantamiento no es una emoción. Es una elección de mi voluntad. Es vivir en humilde obediencia a la Palabra de Dios por el poder del Espíritu Santo. Dios quiere que vivamos de esa manera.

Llega un momento donde nos damos cuenta que no hemos estado viviendo de esa manera, y así, inicialmente, hay un punto de quebrantamiento donde nuestra voluntad es hecha pedazos y reconocemos que el yo tiene el control y lidiamos con eso; reconocemos nuestro orgullo. Pero entonces, llega a convertirse en un estilo de vida.

Acabo de participar en una reunión el año pasado en la que una mujer había participado el año antepasado. Y durante ese tiempo, ella se sometió, se rindió al Señor en lo concerniente a su relación rota con su hermana. Ella dijo,

«Mi hermana y yo nos envolvimos en eso desde adolescentes. Ahora estamos en nuestros sesentas, y hemos mantenido nuestra relación quebrantada por todos esos años. Y dije el año pasado: Dios, me rindo. Haré lo que sea necesario para amar a mi hermana y morir a mí».

Ese año pasado mi hermana enfermó. Yo tuve que cuidar de ella, y Dios restableció una relación. Ahora somos amigas. Tenemos estudios bíblicos juntas.

Qué alentador, de nuevo, es darse cuenta de que el quebrantamiento es un proceso continuo; que la obediencia es un proceso continuo. No es un punto en el tiempo. Hay puntos donde Dios enfatiza asuntos en nuestros corazones y espera que los vivamos en los días por venir.

Ryan Loveing: Tuvimos el privilegio de estar en una iglesia hace aproximadamente unos nueve meses, y luego, seis meses más tarde fuimos invitados nuevamente para un seguimiento en esa iglesia. Pudimos volver a vernos con una pareja cuyo matrimonio Dios había salvado. Fue tan intenso que no puedo describirlo con palabras.

Tuvimos el privilegio de reunirnos con la esposa. Mientras ella compartía con mi esposa, hizo la siguiente declaración: «Siento casi como si estuviera viviendo con otro hombre».

Lo que ocurrió fue que hubo una transformación tal, no solo en su vida sino en la de su esposa. Ella lo había perdonado por un romance que había tenido. No solo lo perdonó, sino que se reunió con la mujer con quien estuvo y le extendió el perdón a ella. La mujer dijo, «hay algo en ti que nunca antes he visto en ninguna persona que haya conocido —un auténtico, genuino amor por Dios y por tu esposo».

Así que su vida está impactando la vida de esta mujer que era parte del problema. Su vida está impactando sus hijos en la comunidad en general. Es increíble verlos, con sus hijos, en amor unos con otros y para con su Señor.

Esto ahora es, nueve meses más tarde. No se trata solo de una simple respuesta emocional, sino una respuesta de obediencia. Es un hermoso fruto que permanece.

Annamarie: Has estado escuchando a Ryan Loveing, a Dan Jarvis, a Steve Canfield y a Laine Johnson. Ellos han visto a Dios hacer cosas maravillosas cuando individuos e iglesias se humillan y buscan a Dios. Como dice el Salmo 96:32: «Viva vuestro corazón, los que buscáis a Dios».

¿Te humillarás y le pedirías al Señor que avive tu corazón y que despierte a su iglesia?

Nancy regresa con nosotras.

Nancy: Desde jovencita, probablemente tendría unos doce o trece años de edad, he tenido una carga por ver que el Señor avive su pueblo una vez más en nuestros días y es por eso que me emociona esta iniciativa encabezada por Life Action Ministries llamada One Cry, o Un Clamor por un despertar espiritual.

Por más de treinta años los equipos de Life Action, dirigidos por el tipo de hombres que has estado escuchando hoy, han viajado de iglesia en iglesia esparciendo el mensaje del avivamiento.

Cuando una nación está en declive, como seguramente sabes que se encuentran muchas de nuestras naciones en el día de hoy, el avivamiento —los corazones de las personas volviéndose hacia Cristo— representa nuestra única esperanza y nuestra verdadera esperanza.

Hoy, Byron Paulus está con nosotros para explicarnos cómo puedes sumar tu voz a aquellos que están clamando a Dios para que visite a su pueblo en avivamiento una vez más.

Byron Paulus: Creo que la iglesia y nuestra nación se encuentran en un estado de emergencia espiritual. Creo que la esperanza para esta crisis es que Dios visite a su pueblo en avivamiento para transformar una nación. Un Clamor es un movimiento de gente orando para que ocurra una transformación de ese tipo.

Son personas que se conectan y se unen en oración para juntos buscar al Señor.

Tu oración por avivamiento importa. ¿Te unirás a otros en Un clamor para un despertar espiritual?

Nancy: ¡Muchas gracias, Byron! Y debo decir que en todos los años que he sido parte de este ministerio, no sé qué más ha generado tanto entusiasmo y emoción como cuando él ha compartido esta iniciativa de One Cry.

Lo he visto en los ojos de las personas y los he escuchado expresarse: «Esto es lo que necesitamos. No tenemos esperanza en esta nación fuera de la intervención divina».

Es por esto que nosotros, como pueblo de Dios, debemos humillarnos, debemos orar y clamar a Él a una voz que visite su pueblo.

Annamarie: Conoce más acerca de la iniciativa de «One Cry» (en español «Un Clamor») a través de nuestro sitio web. En la transcripción de este programa tenemos un artículo y un video disponibles para ti. Esta iniciativa existe en inglés para los Estados Unidos, y es un gran ejemplo para creyentes en todo el mundo, para que busquemos a Dios y oremos por por un despertar espiritual en nuestras vidas, familias, iglesias y naciones.

Hace unos minutos Lain Johnson dijo algo muy importante, dijo que el avivamiento «Empieza en un lugar. Solo en ese aspecto del matrimonio y el hogar, afectaría profundamente la nación, a pesar de que tomaría una generación para ver el fruto de eso». El testimonio que queremos compartir contigo hoy es de una mujer cuyo matrimonio ha sido afectado por el poder de la verdad de Dios. Esta mujer, de México, conoció Aviva Nuestros Corazones por medio de su pastor y dijo:

«Hola queridas hermanas de Aviva Nuestros corazones, me siento tremendamente agradecida a Dios por este ministerio, pues es como un refugio en medio de esta cultura y un lugar de provisión para mi necesidad de instrucción como mujer… Soy mexicana y tengo 43 años y casi 17 años de casada y tres hermosos hijos, dos varones y una pequeña dama, puedo reconocer la GRACIA de Dios pues en medio de tanta ignorancia y negligencia mía, Dios ha conservado mi matrimonio y mi familia. Dios está derribando las toxinas culturales que contaminaban mi sentido de ser mujer y del rol que debo desempeñar en mi familia, en mi sociedad y en mi iglesia… Tristemente no tengo cerca una mujer (madre, hermana, tía, etc.) que sea un modelo bíblico en quien yo mire cómo la verdad de la Palabra se hace carne, así que los consejos prácticos de su ministerio son una valiosa provisión para mí. 

Este es el caso del respeto. Ciertamente vivimos en una sociedad en la cual el respeto es tan escaso, entre hombres y mujeres, y no se diga niños… Antes, las mujeres mayores enseñaban a las jóvenes cómo debían de tratar y dirigirse a su esposo, así era en nuestra cultura. Ciertamente en algunos casos se caía en el extremo y el esposo abusaba, pero ahora nos hemos ido al extremo opuesto en el cual carecemos de un sentido de respeto a nuestro esposo; ya no es la autoridad ni el líder. Yo crecí en esta cultura y mis convicciones fueron moldeadas por ella, pero ahora al estudiar con mayor detenimiento la palabra de Dios y escuchar las enseñanza de Nancy, puedo reconocer que yo pensaba que respetaba a mi esposo porque no lo ofendía verbalmente, sin embargo mis actitudes y mis gestos no eran respetuosos. Ahora me he determinado a cultivar en mi trato hacia mi esposo, formas que le hagan saberse respetado y ser verdaderamente su ayuda idónea y afirmar su masculinidad. 

Mi país pasa por una situación muy particular, difícil y desalentadora. Cada día los acontecimientos sacan a la luz tanta corrupción que se ha incubado por décadas en nuestra sociedad. Hay una urgencia del evangelio de Cristo en las personas. Es mi oración que Dios traiga Su Palabra abundante y que halle cabida en más personas, y que los que ya somos sus hijos —su iglesia— ¡seamos avivados para reflejar la gloria de nuestro Dios! Y que las mujeres cristianas seamos un factor de influencia a través del servicio a nuestro esposo y la crianza de nuestros hijos en los valores eternos del reino de Dios. Oren por favor por nuestro país queridas hermanas. ¡Dios les abunde en gracia y paz!»

¡Amén! ¿Está hallando la verdad de Dios cabida en tu corazón? Hoy, si no lo has hecho, dile al Señor, «Dios, comienza conmigo. Aviva mi corazón para caminar en Tu verdad». 

Al pensar en la ocasión en que Jesús estaba ante Pilato, quizás recuerdas la pregunta que Pilato le hizo: «¿Qué es verdad?». Y una vez conocemos la verdad nos preguntamos, «¿cómo puedo permanecer firme en un mundo que intenta seducirme?» Bueno, mañana estaremos dando inicio a una serie en la que hablaremos más acerca de esto. Acompáñanos en el próximo programa de Aviva Nuestros Corazones.

Clamando por avivamiento juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de Las Américas, a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la conversación