Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 297 | Lucas 11 – 12

Temporada:  Mateo a Juan | 0

Día 297 – octubre 24

Lucas 11 – 12

Jesús y la oración (Lucas 11:1–13)

Hace unos días hasta Lucas capítulo 6 observamos cuán importante era para Jesús la oración. Y eso es algo que podemos notar en los evangelios, pero parece que nosotras no somos las únicas que nos damos cuenta de esto, los discípulos también lo vieron y ante eso uno de ellos dice: «Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó también a sus discípulos» –Lucas 11:1.

Después de esto tenemos la oración del Padre Nuestro.

  • ¿Cómo lucen tus oraciones? Te invito a leer Mateo 6:5–8 y meditar en esto.
  • ¿Tus oraciones son más como las que Mateo nos relata en Mateo 6:7?
  • Seamos intencionales en pedir al Señor que nos enseñe a orar. Te invito a escuchar la serie «Orando la Escritura» que salió en el podcast de ANC.
  • Si quieres profundizar en la oración del Padre nuestro, Nancy hace un excelente estudio en esta serie que está acompañada también por un Ebook.
  • Hay un recurso que me ha ayudado también a desarrollar mi vida de oración, se llama Orando la Biblia (puedes conseguirlo en formato físico o digital).

¿Qué tan importante es para ti la Palabra de Dios? (Lucas 11:27–28)

«Dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan». –Lucas 11:28

El diccionario dice que la persona «dichosa» es alguien que está plenamente satisfecha por gozar y disfrutar de algo bueno. Una mujer llamó dichosa a la mujer que concibió a Jesús, sin embargo Él dice que es más dichoso aquel que no solo oye la palabra de Dios, sino que también la guarda.

  • ¿Estás «oyendo» y «guardando» la Palabra que has aprendido del Señor en este tiempo o solo te has quedado con aquello que crees que te beneficia y no con lo que te confronta?

«La ley del Señor es perfecta, restaura el alma; el testimonio del Señor es seguro, que hace sabio al sencillo. Los preceptos del Señor son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del Señor es puro, que alumbra los ojos. El temor del Señor es limpio, que permanece para siempre; los juicios del Señor son verdaderos, todos ellos justos; deseables más que el oro; sí, más que mucho oro fino, más dulces que la miel y que el destilar del panal. Además, tu siervo es amonestado por ellos; en guardarlos hay gran recompensa.» –Salmo 19:7–11 (énfasis añadido)

¿Qué hay dentro de ti? (Lucas 11:33–54)

«La lámpara de tu cuerpo es tu ojo; cuando tu ojo está sano, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando está malo, también tu cuerpo está lleno de oscuridad». –Lucas 11:34

Hay unos celulares inteligentes que te dicen cuanto tiempo pasas en la pantalla de tu celular y algunos hasta te dicen cuanto tiempo pasas en cada aplicación. Cuando descubrí esta función en mi teléfono me di cuenta de que pasaba mucho tiempo en redes sociales, en ocasiones según yo para descansar, pero en realidad terminaba más agobiada y alimentaba deseos de mi carne que para nada eran de provecho.

  • ¿Qué has estado viendo o escuchando últimamente? ¿Te ha sido provechoso?

Idea práctica:

  • En lugar de poner la tele a todo volumen mientras doblas ropa, cocinas, planchas o limpias el piso de tu casa, te invito a poner un podcast, escuchar una predicación en YouTube o escuchar música que edifique tu alma. De hecho, ¿sabías que hay aplicaciones que te leen la Biblia? Sería excelente si pudiéramos cultivar hábitos saludables que nos edifiquen.
    • Recuerda que como cristianas, toda nuestra vida se trata de vivir para el Señor, no solo eres cristiana los domingos o cuando hay estudio bíblico, el Espíritu Santo habita en nosotras y no se va mientras planchamos o hacemos la comida. Edifiquemos nuestros corazones con cosas que perduren para la vida eterna.

Podemos descansar en que Dios es nuestro proveedor (Lucas 12:13–34)

Esta porción, aunque no es la primera vez que la leo, constantemente anima y confronta mi alma. El Señor conoce nuestro corazón y nuestra tendencia al pecado, en este caso habla acerca de la tendencia a poseer riquezas pensando que por lo mucho que tenemos estaremos mejor, ante esto dice:

«Estén atentos y cuídense de toda forma de avaricia; porque aun cuando alguien tenga abundancia, su vida no consiste en sus bienes». –Lucas 12:15 (énfasis añadido)

¡Cuando necesito recordar esta verdad! Después de recordar que nuestra vida no consiste en nuestros bienes habla a sus discípulos acerca del afán y la ansiedad que pueden llegar a nuestras vidas por pensar en qué comeremos o qué vestiremos, más nos recuerda:

«Ustedes, pues no busquen qué han de comer, ni qué han de beber, y no estén preocupados. Porque los pueblos del mundo buscan ansiosamente todas estas cosas; pero el Padre de ustedes sabe que necesitan estas cosas». –Lucas 12:29–30 (énfasis añadido)

Hermana, ¡el Señor conoce! Él sabe nuestras necesidades, tenemos una oportunidad hermosa de rendirnos a Él y ser agradecidos con lo que tenemos, y de hecho unos versículos después en 12:33 tenemos una invitación para vender lo que tenemos y darlo a otros que lo necesitan, somos animadas a hacer tesoros en el cielo.

Pensar en esto fue confrontante para mí, y decía; «okay, aprovecharé la oportunidad de «necesidad» para depender de ti, pero, ¿que venda lo que tengo?, me estás pidiendo mucho, eso me saca de mi zona de comodidad donde creo que puedo tener todo bajo control». Eso mismo es lo que necesitamos, debemos dejar de creer que estamos entregando todo a Dios cuando en realidad estamos deseando poder controlarlo todo. 

El Señor sabe aún de todos los cabellos que se cayeron de tú cabeza ayer cuando te cepillaste (12:7). Aprendamos a descansar en que Él tiene cuidado de nosotras.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Débora de Rivera

Débora de Rivera

Débora es originaria de Coahuila, México, pero actualmente reside en Nuevo Mexico, junto a su esposo Jordan Rivera.

Con un deseo y convicción grande de preparar su vida para el servicio del Señor, a los 18 años salió de su casa para ir a estudiar al Seminario Bíblico Río Grande en Edinburg, TX, del cual es egresada con énfasis en Ministerios Femeniles. El estar expuesta al ministerio le ha llevado a ver la necesidad que tienen las mujeres, jóvenes y niñas dentro de la Iglesia de entender la importancia de vivir cada día a la luz del evangelio que nos ha transfrotmado. Esto mismo le ha llevado a ser sensible y específica en aprender y enseñar del mismo.

Actualmente está trabajando como asistente de contenido digital y media en Aviva Nuestros Corazones y cursa su certificación en consejería Bíblica.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación