Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 34 | Levítico 24 – 27

Esta pequeña publicación diaria servirá para que podamos compartir las cosas que vamos aprendiendo y cómo las podemos aplicar a nuestra vida. Recuerda: no leemos la Palabra solo para adquirir conocimiento intelectual, sino para conocer más íntimamente a Jesús, el personaje central de la Biblia, y para que ese conocimiento se vea reflejado en nuestra vida práctica, informe nuestros afectos, prioridades, relaciones, decisiones, y todas las áreas de nuestra vida.

Día 34 – febrero 3

Levítico 24 – 27

¡En esta porción de hoy hay tanto que espigar! Te invito a unirte a la conversación debajo. Comparte qué te enseñó Dios de la lectura de hoy. Algunos temas para invitarte a ir más profundo e iniciar la conversación:

1. Los sacerdotes debían tener siempre sus lámparas encendidas (vv. 24:1-3). 

  • ¿A quién o qué apuntaba esta luz? (ver Juan 8:12)
  • ¿Quién debía proveer el aceite? (v. Lev 24:1)
  • Lee Mateo 25:1-10. ¿Qué paralelismos puedes encontrar?

2. Todo el sistema de celebraciones en el calendario judío estaba compuesto en grupos de siete: séptimo día de la semana, el año sabático cada siete años y el año del jubileo luego de siete años sabáticos. 

Aparte de conmemorar a Dios, reconocer y recordar Su bondad y fidelidad, cada uno de estos días y años eran dedicados a:

  • el reposo del trabajo -- (cada 7 días)
  • reposo de la tierra (cultivos) y deudas -- (cada siete años)
  • el perdón de las deudas, devolución de propiedades a sus dueños originales.
  • A la luz de estas celebraciones, ¿qué tan importante crees que es para Dios el descanso?
  • ¿Y las posesiones? 
  • ¿Qué te impide descansar de tus afanes y trabajos? 
  • ¿Qué te impide ser desprendida con tus posesiones?
  • Lee Levítico 25:18-21. Dios sabía que el pueblo dudaría de la provisión si guardaba esta ordenanza. ¿Qué le responde Dios? 
  • ¿De qué forma quiere Dios que tú descanses y confíes en Su provisión? 

3. La justicia. La misericordia. La generosidad. No sacar ventaja de otros. Tener una sola palabra. Todo esto era muy importante para Dios. 

Medita en algunas de las aplicaciones prácticas que viste en el capítulo 25. 

  • A la luz de estas características mencionadas antes, ¿amas a tu prójimo como a ti misma a la hora de practicar estas conductas en tu propia vida?

4. El capítulo 26 lista las consecuencias de obedecer o desobedecer a Dios y la Ley Mosaica.

«No se dejen engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.» –Gálatas 6:7 (NBLA)

  • ¿Has visto en tu propia vida o en la vida de los que amas las consecuencias de desobedecer a Dios?

5. Lee Levítico 26:9-13. Si eres una hija de Dios su morada no está en medio de ti, sino dentro de ti. 

  • ¿Cómo te alienta el conocimiento de que eres una hija de Dios, que Su Espíritu habita dentro de ti y que eres parte de Su pueblo redimido? 

«Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito.» –Romanos 8:28

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación