Las oraciones audaces comienzan con Dios mismo

Cuando te levantas en medio de la noche para beber agua, tienes que ser precavida al caminar en la oscuridad. Pero una vez que enciendes la luz, comienzas a caminar confiada y sin vacilar.

Cuando ¡Clamamos! a Dios, nuestras oraciones pueden ser o vacilantes (Señor, si Tú pudieras…) o audaces (Señor, creo que Tú puedes…). ¿Qué cambia nuestra perspectiva? El poder y grandeza de nuestro amoroso Dios.

En ¡Clama! estaremos pidiendo urgentemente a Dios por las respuestas que no tenemos en, ni por nosotras mismas. Estaremos pidiéndole a Él por algo más que cambios económicos o políticos, más que soluciones superficiales o estrategias humanas.  Estaremos orando por un movimiento poderoso del Espíritu Santo –como aquellos que hemos escuchado en el pasado, ¡pero nunca hemos experimentado en nuestra vida!

Pero ese tipo de oración de esperanza requiere de fe audaz en un Dios grande. Requiere una perspectiva que no solo tiene que ver con nuestro punto de vista ni con una comprensión de cuán oscuro se ha vuelto el mundo ni con una lista de los problemas que enfrentamos.  La oración de fe comienza con Dios mismo: Dios Todopoderoso, Dios Omnisciente, Dios que es todo amor.

Como la oración de Josafat en 2ª Crónicas 20:

Oh SEÑOR, Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos? ¿Y no gobiernas tú sobre todos los reinos de las naciones? En tu mano hay poder y fortaleza y no hay quien pueda resistirte…Porque no tenemos fuerza alguna delante de esta gran multitud que viene contra nosotros, y no sabemos qué hacer; pero nuestros ojos están vueltos hacia ti. (vv. 6, 12)

Inicio de oración personal: “Señor, que mi perspectiva se enfoque en Ti y lejos de los problemas que van en aumento en nuestro mundo. Ilumina mi mente para ver Tu infinita grandeza y poder. Tú eres mi Dios, y yo te alabo por…”

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Artículos relacionados