Seamos santas | Leamos la Biblia juntas | 1 Pedro 1:14-16

Ya tenemos 6 semanas leyendo 1era de Pedro y apenas vamos por el versículo 14 del capítulo 1. Es increíble todo lo que podemos encontrar en la Palabra de Dios, si solo pausamos y la miramos con detenimiento.

La semana pasada fuimos animadas a disponernos y se alistarnos para actuar conforme a la verdad, a cultivar una mente sobria y a enfocarnos en la esperanza y las promesas que se encuentran en Cristo. Hoy veremos un cuarto mandato que viene como resultado obedecer los anteriores:

14 Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais en vuestra ignorancia,

15 sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;

16 porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo.

No somos hijas de desobediencia, ahora no somos esclavas para servir a nuestros propios deseos carnales. ¡El Evangelio nos ha dado una nueva naturaleza! Ahora son llamadas “hijas obedientes” porque el Espíritu Santo que habita en nuestro interior nos capacita para obedecer a nuestro nuevo amo. Y con esa verdad en mente Pedro nos dice “no se conformen a los deseos que antes tenían en su ignorancia”, en otras palabras ¡No vuelvas atrás!

Es increíble que lo que antecede a estos versículos es un mandato a pensar correctamente, ¿Sabes por qué? Somos moldeadas por aquello que ocupa nuestra mente, nuestros pensamientos, nuestra devoción, nos convertimos en aquello que amamos, somos influenciadas por eso que cautiva nuestros corazones. Es por eso que ahora como hijas de obediencia somos llamadas a poner toda nuestra concentración mental en la verdad con el fin de seamos moldeadas por ella, que seamos formadas a la imagen de Cristo.

Lo que ocupe tu mente, lo que consuma tus pensamientos le dará forma a tus acciones.

Sé santa… en toda tu manera de vivir

En vez de ser moldeada por las presiones del mundo, Dios te llama a ser conformada a su santidad. La palabra “santo” significa apartado, reservado para algo y es eso precisamente a lo que Dios nos llama. Que apartemos nuestras vidas de los deseos  y  presiones de este mundo y que no sigamos las corrientes de dominan a los hijos de desobediencia.

Y me encanta el énfasis que hace al decirnos que seamos santas en toda nuestra manera de vivir. No solo delante de las personas cristianas, ni solo en la iglesia, nos presenta la santidad como un estilo de vida, no como un uniforme que nos quitamos y ponemos. Nos invita a consagrarnos al Señor mientras sales con tus amigas y cuando estás sola en tu habitación.

¿Cuál es la razón por la que Dios nos llama a ser santas?

Porque Él es santo y porque nuestra identidad está en Él. Y mientras lees esta publicación puedes pensar… ¿cómo es posible que Dios nos llame a ser santas? ¿No es ese un estándar muy alto para pecadoras comunes y corrientes?

¡Qué bueno que pensaste de esa manera! Porque la realidad es que es totalmente imposible que puedas ser 100% santa mientras estés de este lado del sol. Pero la buena noticia es que Dios envió a su Hijo para vivir en completa santidad y su récord perfecto ha sido cargado a todo aquel que pone su confianza en Él para Salvación.  Él recibió el castigo y la ira que tu y yo merecíamos por haber violado la santidad de Dios, así que desde el momento en que creíste Dios mirado el récord de Cristo cuando te ha visto a ti y además ha prometido santificarte progresivamente hasta el día en que estés con Él.  ¿No te mueve esa verdad a dedicarle toda tu vida y hasta el último aliento de tu ser a tu Salvador?

No te parezcas al mundo, que tu conducta refleje el carácter de tu Padre. Que tu testimonio honre la santidad de Dios en toda tu manera de vivir.

Reflexión

¿Es tu actitud hacia Dios de obediencia o de rebeldía?

¿Cómo luce la santidad a la que Dios te llama en tu vida diaria?

¿De qué manera te llevan estos versículos a pedir perdón y a alabar a Dios?

¿Cómo puedes convertir estos pasajes en una oración a Dios?

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.