Santidad

"Sed santos, porque yo soy santo" (I Pedro 1:16) puede ser un mandato intimidante mientras que todavía estemos luchando con una naturaleza caída y pecaminosa. Sin embargo, los mandamientos del Señor no están destinados a ser una carga para nosotros, y su llamado a la santidad es para nuestro bien supremo. Confiamos en que estos recursos serán útiles en tu jornada hacia la santidad y para conformarte a la imagen de Cristo.