Una guía para tus relaciones | Leamos la Biblia juntas | 1 Pedro 3:8-12

¿Has preparado alguna vez un té de bolsita? Te invito a hacer uno mientras lees la Biblia hoy, calienta el agua a punto de ebullición, inserta la bolsita y observa cómo el té comienza a asentarse y mezclarse en el agua. Ese mismo es el efecto que se produce cuando nos detenemos y dejamos que la Palabra de Dios se asiente en nuestros corazones, su verdad penetra nuestra mente, transforma nuestro carácter y nos mueve a actuar para agradar a Dios. ¡Esa es la oración que hago por ti mientras recorremos 1 Pedro! #leamoslaBibliajuntas

8 En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde;

9 no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición.

10 Pues El que quiere amar la vida y ver días buenos,

refrene su lengua del mal y sus labios no hablen engaño.

11 Apártese del mal y haga el bien; busque la paz y sigala.

12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos,

y sus oídos atentos a sus oraciones;

pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal.

---1 Pedro 3:8-12---

Hemos estado aprendiendo principios de las enseñanzas de Pedro a los siervos y a los esposos acerca de la sumisión y la respuesta al sufrimiento por hacer el bien y en esta ocasión él se dirige a una audiencia más abierta en la que estamos incluidas tú y yo. Esta es la conclusión del tema de la sumisión y sirve como una guía para tus relaciones como una joven cristiana.

Sé de un mismo sentir

Pedro llama a los creyentes a cultivar estas enseñanzas y a compartir los mismos ideales (no asuntos de preferencias o gustos, sino el mensaje central del evangelio),  que ninguno de estos temas sirvan para causar división, más bien que nos estimulen a unirnos sometiéndonos unos a otros y sirviéndonos unos a otros. ¿Te caracterizas por promover la unidad o por ser divisiva? ¿Estás tú siento intencional buscando oportunidades para expresar tu unidad en el servicio a tus hermanos en la fe y la sumisión a los que están en autoridad?

Sé compasiva y misericordiosa

En un mundo lleno de “selfies” y egocentrismo, Pedro nos reta a que seamos empáticas y busquemos la forma de interesarnos de todo corazón en las necesidades de los demás, que busquemos cómo podemos preocuparnos por los problemas de los otros y nos movamos a ayudar. ¿Te caracterizas por ser compasiva con los que sufren? ¿Le das la bienvenida a tu vida a los que tienen problemas o los evitas?

Sé fraternal

Pedro nos anima a amarnos como hermanos y hermanas, a darnos cuenta que somos una familia en la fe y a expresar ese amor de una forma sincera y con toda pureza, como lo expresó en el 1:22. ¿Es tu amor a los demás solo de palabras o te esfuerzas constantemente para demostrarlo con hechos? ¿Son tus demostraciones de amor caracterizadas por un corazón sincero y puro?

Sé de espíritu humilde

Cuando se trata acerca de la sumisión, el servicio y el trato a los hermanos de la iglesia (sí también de la señora que constantemente te sermonea) hay una actitud que es indispensable, la humildad. No dije que es una actitud que viene a nosotras por arte de magia, ni que es la tendencia natural de una hija de Dios, pero es la marca de nuestro Salvador, que siendo el Rey del universo, tomó una toalla y lavó los pies de discípulos incrédulos e infieles y les sirvió hasta la cruz. Y es la grandeza de la humildad de Jesús que nos ayuda a tener un concepto claro de nuestra bajeza, que nos ayuda a tener una idea de nuestra pobreza y que nos impulsa a amar y tratar a los demás como superiores a nosotros. Cultiva la humildad, cuando menos lo esperes dará fruto.

Tu respuesta ante las ofensas

“Voy a devolver con bien cuando me ofendan o me insulten” es algo fácil de decir, pero cuando la adrenalina sube en medio de una discusión, cuando sientes que hieren tu corazón y te sientes maltratada es como si sufrieras de amnesia y no recordaras la resolución que hiciste. Cuando estás ahí en la intensidad de esos sentimientos encontrados ¿qué es lo que define tu respuesta?

La forma de responder ante la ofensa no se determina por la persona que te ha dañado, sino por el carácter de aquel que siendo ofendido hasta lo sumo, soportó y pagó cada maltrato con bien por amor a ti. Y su nombre es Jesús. Amar a los que nos hacen daño no depende de una respuesta sentimental, ni de tus emociones rotas, sino de actos de bien, llenos de misericordia. ¿Sabes por qué? Porque fuiste llamada a heredar bendición eterna, así que extiende esa gracia que te ha sido dada.

Busca la paz

Me encanta cómo Pedro soporta lo que está diciendo al citar parte del Salmo 34, aquí vemos una guía práctica para llevar a cabo estas instrucciones, cultivando las cualidades anteriores preparamos el escenario para:

  • Refrenar nuestra lengua del mal y nuestros labios de decir mentiras.

  • Apartarnos del mal y hacer el bien.

  • Buscar la paz y seguirla.

Más claro no lo pudo haber escrito David, esta es la clave para disfrutar de estas relaciones entre hermanos y de la vida que tenemos en Cristo. Y lo mejor de todo es que la forma en que respondamos define si en realidad somos hijas de Dios y si lo somos, tenemos la garantía de que Él está atento a nuestro sufrimiento y a nuestras oraciones. Todo lo contrario con aquellos que hacen el mal… así termina la cita del Salmo 34 y, ¿sabes qué? me llena de esperanza que se interrumpa justo ahí (en los siguientes versículos David explica el horrible destino de aquellos que hacen el mal) porque da espacio para la gracia de Dios, para aquellos que corran en arrepentimiento a Cristo y así como nosotras, sean salvados para una esperanza viva.

Reflexionemos

¿Cuál de las características de los versículos 8-9 es más difícil para ti?

¿De qué manera puedes ser más intencional en promover un ambiente de paz con los que te rodean?

¿Qué decisión necesitar tomar para ser obediente al mandato de “apártense del mal”?

¿Cómo estos versículos te invitan a pedir perdón o dar gracias?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.