Viviendo con intencionalidad | Reto devocional de vuelta a clases

Tengo recuerdos muy vivos de cuán difícil era ser disciplinada con el uso de mi tiempo en mis años de escuela y universidad. Siempre estaba ocupada con muchas cosas, a tal punto que no encontraba el momento para cultivar disciplinas que me ayudaran a crecer en mi relación con Dios. La realidad es que no encontraba ese tiempo porque no era intencional en crearlo y protegerlo. Justamente de eso reflexionaremos hoy en nuestro reto devocional de vuelta a clases. ¿Lista?

Lectura bíblica

«Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor» (Ef. 5:15-17).

Reflexiona

Vivimos en una generación que celebra el ocio y magnifica el entretenimiento, todo el tiempo estamos siendo bombardeadas por distracciones que pelean por nuestra atención. Notificaciones en nuestros teléfonos inteligentes, comerciales que nos hacen sentir que sería mejor mudarnos a otro planeta antes de perdernos la serie o la película que acaba de salir. Líneas del tiempo en las redes sociales que nos gritan, ¡mírame!, y eso sin hablar de Netflix que nos invita a pasarnos horas viendo carátulas de películas antes de elegir una, o quizás Youtube donde podemos encontrar tutoriales hasta para aprender a hacer hielo.

Nuestro tiempo es valioso y por eso hay una guerra alrededor de él. Y ahí están las jóvenes cristianas (y las mayores también), entregándole el tesoro de su atención a aquello que no es importante,

Y en un mundo saturado de distracciones, hoy leemos un pasaje que nos reta radicalmente no conformarnos al molde del mundo. En los versículos anteriores al que estudiamos hoy, el Apóstol Pablo viene exhortando acerca de la importancia de vivir en santidad (advirtiendo específicamente contra la inmoralidad sexual) y básicamente nos llama a ser sabios en la manera en que vivimos y a usar bien nuestro tiempo porque los días son malos.

No uses tu tiempo para pecar

Casi todas las cosas que se usan para el entretenimiento en estos días, de una manera u otra alimentan un pecado en el corazón de quien las consume. Si nos quedamos en los ejemplos que mencionamos anteriormente, podemos identificar como, por ejemplo, los mensajes de texto nos incitan al chisme, Facebook despierta en nosotros la vanidad, Instagram nos lleva a la envidia y Netflix a la pereza. ¡Qué diferente fuera nuestro día si no tuviéramos todas estas distracciones que lo único que hacen es robarnos el tiempo para hacer lo que realmente es importante!

Evalúa tu corazón

Me pareció gracioso escuchar a una jóven que mientras su país era amenazado por un huracán decía que su mayor temor era quedarse sin internet. Parece un chiste y suena despiadado pero esa es la realidad en muchos corazones. Si tan solo analizaran un poquito más allá de la superficie en la que todas lucimos piadosas. Ora como el salmista «¿Quién puede discernir sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos». Salmos 19:12 Pídele al Señor que te muestre cuáles cosas gobiernan tu atención y te roban tu valioso tiempo.

Ejercita el dominio propio

Para aprovechar el tiempo se necesita mucha intencionalidad, se necesita dominio propio. Esto no será algo que vendrá a ti por arte de magia y que puedes obtener al tomarte una píldora. ¡Necesitas esforzarte! Tienes que rechazar aquello que te hace perder los sentidos y preparar tu mente para la acción. Justo como nos manda 1 Pedro 1:13a: «Así que preparen su mente para actuar y ejerciten el control propio.»

Ejercita tu mente para la acción, disponte a redimir el tiempo, quítaselo a todo lo que te lleve a pecar. Y me encanta como siguen los versículos que leímos al principio, porque esta tarea parece sacada de una película de misión imposible. Si lees un poco más adelante verás que la clave está en no dejarnos llevar por aquellas cosas que adormecen nuestro dominio propio y en ser llenos del Espíritu. Solo a través del poder del Espíritu Santo vamos a vivir como a Dios le agrada, aprovechando el tiempo. Así que no pierdas tiempo. Si Dios te ha dado convicción de pecado, ve corriendo a la presencia de Dios porque Su Palabra te garantiza que vas a encontrar ayuda oportuna.

Medita

Medita en aquellas cosas que pudieras hacer si aprovecharas mejor tu tiempo. Aquí te doy algunas sugerencias:

  • Dedicándole más tiempo a la oración y a la lectura bíblica.
  • Sirviendo en tu hogar, iglesia local o comunidad.
  • Cultivando tiempos de quietud para meditar en la Palabra de Dios.
  • Concentrándote en tus estudios para mejorar o mantener tus calificaciones.
  • Leyendo un buen libro.
  • Pasando tiempo de calidad con tu familia.

Pregúntate

  • ¿Cuáles son esas distracciones que van consumiendo mi tiempo durante el día? (Sé sincera)
  • ¿Qué medidas puedo tomar para concentrarme más en lo que realmente es importante?
  • ¿A quién puedo rendirle cuentas sobre mi avance o retroceso? (Te recomiendo que busques a una mujer mayor (tu mamá, una líder en la iglesia o una amiga piadosa).

Ora

  • Pídele a Dios que cambie tus afectos para atesorar lo que realmente es importante.
  • Pide al Señor que te muestre qué puedes hacer para servirle mejor con el uso de tu tiempo.
  • Ora por gracia mantenerte firme mientras dependes de Su Espíritu.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión