Preguntas y Respuestas Maestra Verdadera

¡Hola Maestras Verdaderas! Qué bueno saludarlas a cada una de ustedes. En el día de hoy iniciamos un nuevo segmento en nuestro blog: Preguntas y Respuestas Maestra Verdadera. El propósito es que una vez al mes estaremos respondiendo a muchas dudas que normalmente surgen cuando hablamos de servir a otras mujeres, y es por esa razón que queremos utilizar este espacio para abordarlas y poder conversar sobre sus dudas. Este espacio de Maestra Verdadera es para todas aquellas mujeres que sirven a otras mujeres desde cualquier escenario, ya seas esposa de pastor, que dirijas algún ministerio de mujeres o tienes una mujer a quien estas mentoreando, este espacio está diseñado para ti. La idea es que caminemos juntas mientras servimos a otras mujeres, y ser de apoyo una de la otra. Espero que te sea de bendición. Yamell de Jaramillo –Blog Maestra Verdadera

Pregunta: ¿De qué manera una joven nueva creyente, puede involucrarse en la iglesia?

Me encanta hablar de este tema, pues conocí al Señor Jesucristo a mis 14 años. No sé cuál será tu trasfondo, pero en mi caso, ni yo ni nadie de mi familia conocía a Jesucristo hasta el año 1984, cuando Dios me llamó, abrió mis ojos y me di cuenta de que solamente Jesucristo podía perdonar mis pecados y darme vida eterna.

Antes de conocer a Jesucristo como Salvador, yo quería ser monja. Desde pequeña me gustaba estar involucrada en las actividades de la iglesia a la cual asistía. Al momento de conocer a Jesucristo y comenzar a asistir a una iglesia cristiana, deseaba inmediatamente comenzar a servir e involucrarme de cualquier manera y en lo que fuera. Pero aprendí que todo lleva un proceso, todo tiene su tiempo y ese momento... no era tiempo aún de servir, sino de involucrarme en la iglesia.

Si eres joven y estás comenzando a conocer a Jesucristo, y deseas involucrarte en el servicio de la iglesia; te recomiendo lo siguiente:

1. Comienza a ser discipulada. (Tito 2) Traemos muchos conceptos equivocados acerca de Dios y de las Escrituras, que solamente a través del estudio de la misma lograremos aclarar. Es muy importante conocer, bíblicamente, qué es el arrepentimiento, la gracia de Dios, el evangelio, la nueva vida en Cristo, cómo leer la Biblia, cómo orar, etc. A través del discipulado puedes adquirir estos conocimientos que la Palabra de Dios contiene, los cuales son indispensables para que puedas conocer bien al Señor, antes de involucrarte en el servicio. Habla con la esposa del pastor o una mujer madura en tu iglesia, y cuéntale acerca de tu deseo de conocer más acerca de Jesucristo y la nueva vida que puedes tener en Él.

2. Asiste a las reuniones. Cada iglesia provee diferentes reuniones para que sus miembros puedan crecer y desarrollarse espiritualmente. Si eres nueva, no dejes de asistir a tu iglesia, principalmente los domingos; y si hay reuniones durante la semana (oración, grupo de jóvenes, estudios bíblicos), procura poder asistir. Asistir fielmente es bíblico; Hebreos 10:25 Nos habla acerca de la necesidad de congregarnos.

Muchas veces he visto a jovencitas quejarse porque no se sienten parte de la iglesia; pero no asisten regularmente y tampoco participan de manera activa en los diferentes grupos que hay para ellas. Muchas veces, cuando asisten, se limitan a escuchar el mensaje; y cuando este concluye, se van inmediatamente. Si ese es tu caso, nunca vas a poder involucrarte en la iglesia y mucho menos servir en algún ministerio. Es muy importante que seas miembro de una iglesia, será de mucha bendición para ti y para tu congregación.

3. Crece espiritualmente. Asistir a la iglesia con regularidad, ser discipulada y crear un hábito continuo de la oración y lectura de la Palabra de Dios, es indispensable para tu crecimiento espiritual. El discipulado te enseñará cómo hacerlo.

Tener una relación diaria y personal con tu Salvador, es una necesidad primordial. No te involucres en el servicio de tu iglesia, sin antes cultivar una relación con tu Salvador. El servicio no siempre será fácil, y si no tienes tus ojos puestos en el Señor, corres el riesgo de decepcionarte de las personas o situaciones que se presenten.

La oración es la manera en la que podrás comunicarte con el Señor (Mateo 6:6), quien siempre estará dispuesto a escucharte, y a través de la lectura de tu Biblia, Él hablará contigo (Juan 8:31-32). Solo teniendo este tipo de relación con Jesucristo, serás guiada al lugar donde Él quiere sirvas y seas parte de Su iglesia.

4. Conoce a otros hermanos en Cristo. Si cuando vas a la iglesia sales corriendo, será muy difícil que te conozcan, y más difícil aún, poder involucrarte en servir en la iglesia. Necesitas conocer a tus hermanos en la fe. La Biblia en varios pasajes nos habla acerca de «unos a otros»; la relación con otros hermanos en Cristo me dará la oportunidad de: someterme (Efesios 5:21), confortar y ser confortada (1 Tesalonicenses 4:18), mostrar misericordia (Efesios 4:32) soportar a otros y ser soportada (Efesios 4:2), estimular al amor y buenas obras (hebreos 10:24), entre otros. Esto se puede ejercitar conociendo a los hermanos en tu iglesia y siendo parte de ella.

Si deseas involucrarte en la iglesia, estas recomendaciones te pueden ser útiles; El Señor te ha equipado con dones y talentos para que los pongas al servicio de tu iglesia (1 Corintios 4:12). Me encanta recordar que Dios nos ha creado para «hacer buenas obras» las cuales preparó de antemano para que anduviéramos en ellas (Efesios 2:10).

No te pierdas la bendición de poder involucrarte, de servir y ser parte del cuerpo de Cristo.

Para profundizar en este tema, aquí te dejamos estos recursos:

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Consuelo Catalán

Consuelo Catalán

Consuelo es originaria de Bogotá, Colombia. Está casada con Joaquín y tienen dos hijos, Laura y Nicolás. Junto a su esposo han servido al Señor tiempo completo desde 1993 cuando se casaron. Estuvieron como misioneros en Chile y Colombia durante 17 años. A partir del año 2009 Joaquín, su esposo, ha sido pastor de la Iglesia Bautista de Pontevedra en Bogotá.

Consuelo ama enseñar a las mujeres acerca de las verdades Bíblicas que las hacen libres y apoya en consejería de mujeres, discipulado y el grupo de alabanza de su iglesia.

Recursos relacionados

Únete a la conversación