Prepara tu corazón para la Navidad

¡Hola Jóvenes Verdaderas! Estamos en medio de esta temporada navideña y no queremos dejar pasar la oportunidad de acercarnos a ti con una serie de recursos para que puedas mantener tu vista en Cristo, en la gloriosa verdad del evangelio que nos ha alcanzado y nos ha dado salvación. Queremos que tu corazón se prepare para que estos días puedas abundar en agradecimiento a nuestro Señor Jesús que decidió dejar Su gloria y hacerse humano para venir a vivir una vida perfecta por nosotros y entonces darse en sacrificio para recibir la ira de Dios y librarnos de la condenación eterna si hemos creído en Él como nuestro suficiente Salvador.

Así que, si te has dado cuenta de que tu corazón está agitado por tantas reuniones y compromisos, en lugar de tratar de escapar de la realidad en la que te encuentras, medita en algunas implicaciones del nacimiento de Jesús que te servirán como un ancla para establecer tu corazón en medio del torbellino que te rodea.

Tres recordatorios para aquietar tu corazón en medio de la agitación de las festividades

Ahora que tu corazón está tranquilo, me gustaría invitarte a centrar tu atención en el significado de la Navidad. Somos tan propensas a olvidar que terminamos celebrando con una actitud muy alejada del significado real que se centra en la venida de Cristo. Por eso quiero animarte a celebrar lo correcto, a cultivar la disciplina de recordar en la Navidad, sin dejar de lado unas ideas muy prácticas para mantener a Cristo en el centro.

Como hijas de Dios, nuestra vida debe ser una evidencia de Su gracia y una extensión de Su carácter, y esto incluye nuestros actos de servicio como lo hizo Jesús y debido a que es parte del diseño divino que Dios nos ha dado. Por eso quiero animarte a expresar tu diseño (ezer) en esta Navidad, compartiendo contigo algunas ideas:

  • Disponte a lavar los platos en casa sin que te lo pidan. 
  • Cuida los niños de una mujer que no tenga ayuda en casa para que ella pueda dormir. Bono: regálale una tarjeta de regalo de un salón de belleza.
  • Haz brownies o cualquier postre y regálalos a los líderes o pastores de la iglesia. (No olvides incluir una nota que los anime en la obra del ministerio).
  • De la cena de Navidad de tu casa, sirve un plato y llévalo a alguien en necesidad.
  • Llama a hermanos de tu iglesia y pregúntales motivos por cuáles motivos puedes orar por ellos, luego tómate el tiempo y hazlo.

¡Ve a nuestra publicación y sigue leyendo más ideas!

Finalmente, si te has preguntado cómo puedes experimentar en esta época una felicidad que vaya más allá de las promesas del mundo de la «magia» de la Navidad, cómo puedes enfrentar tus luchas de insatisfacción, soledad, ingratitud, ansiedad…¡quiero animarte con buenas noticias! Escucha los episodios que te dejo aquí para que puedas venir delante del Señor y rendir lo que hay en tu corazón y adorarle.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Betsy Gómez tiene una gran pasión por inspirar a otras mujeres a atesorar a Cristo en lo ordinario de la vida. Ella dirige el área de creatividad de Aviva Nuestros Corazones y las iniciativas de alcance de Joven Verdadera. Nació … leer más …

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.


Únete a la conversación