El control y otros temas

Quizás habrás notado que normalmente tenemos recursos recomendados en el programa de radio. Por esta razón quise tomar el blog del día de hoy para hablar un poco de uno de esos recursos y que podamos compartir un poco sobre el mismo.

En una generación como la que nos ha tocado vivir si hay algo con lo que estamos familiarizadas es con un “control”. La semana pasada compramos un aparato de esos que limpian el piso. Al usarlo por primera vez fue super cómico para mi esposo y para mí, pues el aparato anda solo, pero trae su control remoto. Si no usamos ese control, por más sensores que tenga este artefacto, si no es dirigido por alguien que tiene una mejor visión de hacia dónde debe dirigirse se la pasaría dándose golpes por todas las esquinas de la casa. 

Así que cuando vi que el recurso que recomendamos era el libro de Shannon Popkin ¡No seas una mujer controladora! encontré oportuno que pudiéramos hablar un poco sobre el tema. Cuando vi el robot me pude ver a mi misma intentando controlar cada movimiento de mi vida de múltiples formas, logrando en ocasiones golpearme al carecer de una visión más amplia, desde una perspectiva correcta. Desde que adquirí el libro le había dado vueltas porque en mi caso particular sabía que sería algo con lo que me iba a sentir incomoda y confrontada.

Todas nosotras en alguna medida luchamos con este tema del control. Si analizamos bien nuestro corazón veremos que hay al menos un área donde no queremos soltar el control. Algo que he notado es que esto se manifiesta de diversas formas en nuestras vidas: pleitos, enojos, miedo, ansiedad, estrés… y la lista podría seguir. En este libro la autora nos invita a considerar y analizar a 7 mujeres de la Biblia cuyo ejemplo nos lleva a poder rendir nuestras vidas al señorío de Cristo. El camino de una mujer controladora es un camino complicado, básicamente lleno de ansiedad, frustración e ira, precisamente porque no obtenemos las cosas como queremos. Y lo sé porque este ha sido un camino que yo he recorrido personalmente; he conocido de primera mano la frustración, pero también he conocido la gracia de Dios para conmigo a pesar de querer controlarlo todo. 

Aquí te voy a compartir algunas de las verdades expuestas por la autora para que tú también te animes y si puedes, adquieras este libro: 

  • Aunque me he apresurado a controlar cientos de comportamientos y situaciones, nunca he podido salvaguardar mi vida del dolor. Y al tomar el control, en realidad he provocado angustia a las personas que amo, en lugar de evitar que sufran. 
  • Dios nunca quiso que lleváramos la carga de tratar de controlarlo todo. Nos diseñó para vivir dócilmente rendidos a Él, con fe en Él cada vez que algo parece amenazar nuestra felicidad futura. A quienes amamos a Dios, nos aguarda un final grandioso. 
  • La rendición a Dios es lo que nos protege de una vida miserable y aterradora. En lugar de tomar el control, Jesús nos invita a confesar lo mismo que Él: “No se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42.
  • Si ignoramos a Dios y tomamos nuestro propio camino, inevitablemente terminaremos es una pila de basura que ha perdido su atractivo. 
  • Cuando Dios lima las durezas controladoras de nuestro corazón, está siendo bueno y amable.

La biblia es nuestro espejo, allí es donde debemos buscar dirección para poder tener la perspectiva correcta, aquella que solo Dios puede darnos. Y hablando de la Palabra, quiero también animarte a que sigas con nuestro plan de lectura biblia de un año Mujer Verdadera 365. Estamos leyendo los profetas y vamos por el libro de Jeremías. Así que, si no te has unido, no importa, estás a tiempo. Empieza el día de hoy y llénate de la Palabra de Dios. 

También te quiero compartir este recurso de un plan de estudio de la Biblia de mi amiga Jeanine Martínez. Hoy día tenemos un mar de recursos disponibles para nosotras que pudiera resultar abrumador, por eso es que siempre te vamos a animar a profundizar en la Palabra de Dios. Solo en Su Palabra podremos conocer nuestra condición y lo mucho que necesitamos a nuestro Señor. Charles Spurgeon decía:

“Si deseas conocer a Dios, debes conocer Su Palabra. Si deseas percibir Su poder, debes ver cómo trabaja con Su Palabra. Si deseas conocer Su propósito antes de que suceda, solo puede descubrirlo por medio de Su Palabra”.

Recursos recomendados:

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yamell Jaramillo

Yamell Jaramillo

Yamell es originaria de la República Dominicana, actualmente vive en la ciudad de Bogotá, Colombia. Ama la palabra de Dios, es firme en sus convicciones y vive apasionadamente la vida cristiana. Procura la prudencia, la sobriedad y la modestia, anhelando ser como la mujer de Proverbios 31.

Tiene un especial cuidado por aquellos a su alrededor y, por la gracia de Dios, su corazón está siempre presto a discipular y aconsejar a las mujeres de su entorno. Junto a su esposo Omar, estudia la Palabra, vive el señorío de Cristo, enseña el sabio consejo de Dios a otros y disfruta las bondades de la vida.

Actualmente es la encargada de contenido y de proyectos especiales en Aviva Nuestros Corazones.

Únete a la conversación