Mentira: Nadie me considera

En el pasado, cuando no vivía en La Palabra de DIOS y debido a que estaba lejos de mi familia en un país lejano, creía que merecía un trato especial y que mi esposo tenía tratarme de acuerdo a ello. Y ya que la mayor parte del tiempo no sucedía así, con frecuencia caía en autocompasión. Al pasar el tiempo en mi interior esperaba que mis hijos tuvieran consideración conmigo, ya que trabajaba fuera de casa, era la directora ad honorem en el kindergarten del pequeño y estaba siempre buscando una nueva actividad y estaba muy sobrecargada. Cuando realizaba las tareas del hogar, y mi esposo no me ayudaba, allí estaba la mentira de nuevo de autocompasión y la amargura. Esperaba consideración de mis suegros y de quienes estaban a mi alrededor. ¿Te sientes identificada? El día de hoy Yadira nos cuenta los efectos que acarrearon el creer en esa mentira y la verdad que trajo libertad y gozo a su vida. Te invitamos a ver este testimonio en nuestra serie el Poder de la Verdad. 

Recursos recomendados: 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yadira Erchila-Gorek

Yadira Erchila-Gorek

Su amor por la palabra del Señor y su anhelo por encontrar recursos basados en las Escrituras para enseñarlos al grupo de mujeres latinas que lidera desde hace 8 años, la llevaron a la página web de Aviva Nuestros Corazones. Al descubrir la riqueza y abundancia de las enseñanzas ella y su grupo "Restaurando" se unieron al ministerio muy rápidamente. Yadira se convirtió en embajadora debido a que el mensaje de libertad, plenitud y abundancia de Aviva Nuestros Corazones fue la respuesta del Señor a sus oraciones en cuánto a la dirección a seguir. Ella y sus hermanas han dicho "sí Señor" y han abrazado al llamado a la feminidad bíblica y anhelan que muchas mujeres en Europa sean alcanzadas con el mensaje de libertad.

Agradecida por ser testigo de la fidelidad y el consuelo de DIOS en su vida como viuda y madre de dos varones en la etapa de la adolescencia ella ha experimentado el sufrimiento intenso de primera mano. Tuvo el privilegio de acompañar a su esposo durante los 3 años y medio de su enfermedad y lo vio llegar a los pies de Cristo al final de sus días.

Yadira es guatemalteca de nacimiento y ha vivido durante los últimos 19 años en la ciudad de Hanóver en el norte de Alemania.

Recursos relacionados

Únete a la conversación