Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 217 | Jeremías 7 – 9

Día 217 – agosto 5

Jeremias 7 – 9

En la lectura de hoy continuamos viendo a Jeremías trayendo las acusaciones de Dios hacia el pueblo. 

No estaban adorando al Señor

El pueblo de Judá estaba totalmente ciego. Todos se habían desviado, desde el menor hasta el mayor, desde el profeta hasta el sacerdote, todos practicaban engaño (v. 8:10). Habían desechado la sabiduría de Dios y estaban adorando otros dioses, edificando en lugares altos, sacrificando hasta sus propios hijos al fuego como ofrenda a Moloc, adorando la luna el sol y todo el ejército del cielo.

Aun así, iban a la casa del Señor como si nada estuviera pasando. Pensaban que podían servir a Dios y a sus ídolos. Pensaban que su pecado y prácticas idolátricas fuera del templo se compensaban con venir a la casa del Señor; su confianza estaba en el templo mismo y no en el Dios del templo (vv. 7:9-11):

«¿Robarán, matarán, cometerán adulterio, jurarán falsamente, ofrecerán sacrificios a Baal y andarán en pos de otros dioses que no habían conocido? ¿Y vendrán luego y se pondrán delante de Mí en esta casa, que es llamada por Mi nombre, y dirán: “Ya estamos salvos”; para después seguir haciendo todas estas abominaciones? ¿Se ha convertido esta casa, que es llamada por Mi nombre, en cueva de ladrones delante de sus ojos? Yo mismo lo he visto, declara el Señor».

La única manera de poder venir a Su casa era si enmendaban sus caminos y sus obras, pero ellos no aceptaban corrección; no querían escuchar a los profetas de Dios. Pensaban que podían servir a Dios y a sus ídolos.

La casa del Señor se había convertido en una cueva de ladrones. Compara esto con el relato de Jesús en el templo (Mateo 21:12-13; Marcos 11:15-17; Lucas 19:47-47). 

  • ¿Qué similitudes ves?
  • Dios acusaba al pueblo de ser «circuncidados en la carne» y no en el corazón (vv. 9:25-26). 
  • ¿Qué quiere decir esto?
  • ¿Qué similitudes puedes ver entre el pueblo de Israel con los «cristianos domingueros» o nominales de hoy?

Dios amenaza con castigarlos, arruinarlos y desterrarlos

Dios es misericordioso y está siempre listo para perdonar, pero el pueblo debía devolverse de sus malos caminos. Ante el endurecimiento del pueblo, Dios le pide a Jeremías que ni siquiera interceda por ellos (v. 7:16). Sin embargo, Jeremías estaba verdaderamente angustiado y conmovido por el pecado de Judá y por el  destino que le esperaba a su pueblo.

Ellos se gloriaban en su propia sabiduría y su propio poder, pero desecharon los caminos de Dios y abrazaron todo tipo de engaños, por tanto, Dios amenazaba con destruirlos (vv. 9:15-16):

«Por tanto, así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: “Yo daré de comer ajenjo a este pueblo y le daré a beber agua envenenada. Los esparciré entre naciones que ni ellos ni sus padres conocieron, y enviaré tras ellos la espada hasta aniquilarlos”». 

Era tiempo de lamentarse

Las plañideras eran «lloronas profesionales» que gritaban y clamaban en tiempos de dolor. El Señor les convoca a través del profeta Jeremías: «Llamen a las plañideras, que vengan; envíen por las más hábiles, que vengan, que se apresuren y eleven una lamentación por nosotros…» – 9:17-18 (RV60). Las invita a llorar de verdad por la vergüenza del pueblo y por los muertos.

Dios causa tiempos de dolor aun entre Su pueblo y a Sus hijos, no como castigo, sino como una forma de llamar nuestra atención para que podamos reconocer nuestros desvíos y nos volvamos a Él, reconociéndole como nuestro dueño y Señor. 

«Así dice el Señor: “No se gloríe el sabio de su sabiduría, ni se gloríe el poderoso de su poder, ni el rico se gloríe de su riqueza; pero si alguien se gloría, gloríese de esto: De que me entiende y me conoce, pues Yo soy el Señor…”». –Jeremías 9:23-34 (BLA)

  • ¿Ha usado Dios el dolor en tu propia vida como un megáfono para hacerte regresar a sus caminos? 
  • ¿Te lamentas por tu pecado o por el pecado a tu alrededor?

¡Comparte con nosotras!

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación