Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 269 | Zacarías 5 – 9

Día 26 – septiembre 269

Zacarías 5 – 9

Dios mide el pecado

Nuestro Dios tres veces Santo aborrece el pecado. Cuando leemos Su Palabra, vemos las distintas formas con que Ella nos lo describe. En el capítulo 5 encontramos dos visiones con referencias a la magnitud de Dios mismo.

En la primera visión, versículos 1 al 4, el profeta ve «un rollo que volaba», el cual medía 20 codos de largo y 10 de ancho. Para que comprendamos mejor, un codo era una medida de longitud usada por los judíos y otras naciones de la antigüedad. En nuestros días la medida sería entre los 45 a 53 centímetros. Sí haces la multiplicación con ambas cantidades el resultado será de 900 a 1,060 de largo y 450 a 530 de ancho.
 

Para la confección de los rollos se usaba el papiro o piel de animales. Tanto los profetas como los escribas hacían uso de ellos para plasmar los mensajes que Dios les enviaba. Como este rollo era largo y ancho, no podía ser pasado por alto; el mismo contenía la maldición por el robo y el juramento falso hecho en nombre del Señor.

¿Fue Israel culpable de solo esos dos pecados? Por supuesto que no. Como nación ellos hicieron lo que Santiago 2:10 nos señala:

«Cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos».

La segunda visión era de un «efa con una mujer dentro», la cual contenía la iniquidad del pueblo. Un efa era una medida de capacidad equivalente a 22 litros. Esto nos indica que la iniquidad de Israel fue amplia y extensa. Con esas dos visiones Dios quería que Su pueblo entendiese como era su pecado ante Sus ojos.

En los versículos 9 y 10 leemos que dos mujeres aladas tomaron el efa y la llevan a Sinar. Este es otro nombre para Babilonia, donde Israel sufrió su destierro.

El pecado ofende a Dios y acarrea amargas y tristes consecuencias. Israel es un vivo ejemplo de cuán lejos podríamos llegar de no velar, orar y obedecer. Vivimos con un enemigo dentro de nosotras mismas: el corazón. De este, Jesucristo nos dijo que salen todo tipo de pecados e iniquidades. ¿Vives apercibida de esto? ¿Ves el pecado como Dios lo ve?

En el capítulo 6:1-8, Zacarías recibe la visión de «cuatro carros». Estos, guiados por caballos salen de delante del Señor como cuatro vientos, y simbolizan el juicio que vendría sobre las naciones que atacaron a Israel. Este pasaje es muy similar al de Apocalipsis 6:1-8 y muchos estudiosos de la Biblia señalan que su significado apunta al juicio final.

Cualquiera que sea la interpretación, lo cierto es que el Señor de toda la tierra juzgó a las naciones enemigas de Israel, y en un futuro juzgará a los enemigos de Su Israel, la Iglesia.

En los versículos 9 al 15 del mismo capítulo, vemos que el Señor le ordena a Zacarías coronar simbólicamente al sumo sacerdote Josué, quién era una representación de Aquel cuyo sacerdocio sería inmutable y perpetuo, nuestro Señor Jesucristo.

Luego de la coronación encontramos otra mención del Renuevo de Isaí, esta vez mostrándonos algunas de las cosas que Él haría:

  • Vendría a Su pueblo
  • Edificaría el templo
  • Estaría lleno de gloria
  • Gobernaría como rey y será sacerdote desde Su trono, haciendo «consejo» de paz entre ambos oficios, lo que significa que los cumpliría en perfecta armonía
  • Traería a los que están lejos, es decir los gentiles (dentro ellos, todas nosotras)
  • Daría a conocer que fue el enviado por Dios
  • Requeriría la obediencia de los que le oirían

¡Toma tu Biblia y constata por ti misma como estas cosas tuvieron cumplimiento en Jesús!

La obediencia y la justicia preceden al ayuno

El mensaje que contiene el capítulo 7 va dirigido a los que habían vuelto del cautiverio y ya llevaba un buen tiempo asentados en Jerusalén, a los que aún seguían desterrados y a todos los demás componentes de Su pueblo.

Era la época del ayuno del mes quinto en el cual se conmemoraba la destrucción de Jerusalén y del templo. Este era el más relevante, porque de manera especial recordaban el incendio del lugar donde moraba la presencia del Señor. Como faltaba poco para la construcción final del mismo, querían saber sí debían ayunar o no. Ya estaban en su tierra. Faltaban solo dos años para que terminase el cautiverio y todos se reunieran de nuevo… ¿Realmente era este ayuno era necesario?

La respuesta de Dios no llegó con un sí o un no, sino con una pregunta: «¿Habéis ayunado para Mí?». Aunque el Señor, por medio de los profetas, había declarado a sus antepasados con qué actitud ayunar, estos procedieron de forma incorrecta, lo que les condujo a un mero ritualismo. Ahora, a esta nueva generación, Dios les exhorta a no hacer lo mismo que sus padres.

¿Qué le importaba e importa más a Dios? Un corazón obediente más que un ritual hecho en automático. Para Él: el juzgar conforme a la verdad, el hacer misericordia y piedad con el prójimo, no oprimir a la viuda, al huérfano, extranjero o pobre y no tramar mal en el corazón contra el hermano, era, es y será lo que tiene verdadero valor. Nuevamente se nos recuerda que estas cosas provocaron el desagrado divino, seguido por el destierro.

  • ¿Cómo es tu adoración? ¿Te arrepientes cada vez que ves en ti una actitud automática al adorar, orar o ayunar? ¿Qué hay de tu trato con el prójimo? ¿Procuras tratarlo como Dios requiere?

Promesa Esperanzadora

La respuesta de Dios continua en el capítulo 8 con estas palabras: «Volveré a Sión y en medio de Jerusalén moraré. Y Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad, y el monte del Señor Monte Santo». Con el fin del cautiverio y el regreso de los desterrados Dios cumplió Sus promesas las cuales fueron dadas a Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel y otros profetas.

El pueblo volvió, se reconstruyó la ciudad de Jerusalén, se reedificó el templo, se reinstauró el culto, y Dios se hizo presente en la Ciudad de la Verdad llamada así, «Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor». Por igual, vino a Su Monte de Santidad, al que todos los pueblos subirían «para que se les enseñase acerca de Sus caminos, y así andar en Sus caminos» (Is.2:3 – Mq.4:2).

Pero aún hay más. Aunque la Jerusalén de ese entonces ya no existe, y, a lo largo de la historia varios imperios se apoderaron de ella derribándola para luego reedificarla según les pareciera mejor, Dios ha prometido renovarla completamente, de forma tal que jamás será destruida.

En la Jerusalén de aquel entonces, Dios requería que sus habitantes se volvieran a Él de corazón y procuraran la rectitud de carácter y un estilo de vida santo (7:8-10). En el capítulo 9:16-17 dicha idea vuelve a repetirse, dándonos a entender que los habitantes de la futura Jerusalén deberían procurar las mismas cosas. En la Sión celestial todo será perfecto y maravilloso; esto debería servirnos de estímulo durante nuestros días sobre la tierra. Así que, con esta esperanza, vivamos la vida con todos sus desafíos porque: Somos Su pueblo, ¡Él es nuestro Dios en verdad y en justicia, y un precioso lugar nos espera!

Llegamos al capítulo 9:1-8 y de nuevo leemos el juicio sobre las naciones enemigas, lo cual se ha expuesto en esta y otras meditaciones. Pero al llegar al versículo 9 nos encontramos con otra gloriosa profecía:

«Regocíjate sobre manera, hija de Sión. Da voces de júbilo, hija de Jerusalén. He aquí, tu rey viene a ti, justo y dotado de salvación, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna… Él hablará paz a las naciones, y su dominio será de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra».

«En el cumplimiento de los tiempos» Cristo se vistió de carne, visitó la tierra y cumplió a nuestro favor todos los requisitos de la ley. Para hacer posible que hoy gocemos de salvación, afirmó Su rostro y entró a Jerusalén tal y como nos enseñan los Evangelios. Fue a la cruz a morir en nuestro lugar y allí pagó por nuestra paz con Dios. Resucitó, y hoy está a la diestra del Padre intercediendo por nosotras Sus ovejas. Y, cuando lleguemos a la Sión celestial y le veamos reinar con toda majestad, ha prometido que nos pondrá como piedras que brillarán en Su corona. ¡Aleluya!

  • ¿No son éstas razones para alegrarnos y dar voces de júbilo?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Margarita de Michelén

Margarita de Michelén

Mejor conocida por Maggie, recibió por la gracia de Dios a Jesucristo como su Señor y Salvador en el año 1980. Está casada con Eric Michelén desde 1981. Ambos desde su juventud han servido en Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo. Eric fungió como Diácono por mas de 35 años. Fue maestro de Escuela Dominical y Líder de grupo de parejas. Desde el 2017 forma parte del Cuerpo de Pastores de la Iglesia.

Maggie sirve en cuidado de cuna, como maestra de escuela Dominical, en estudios para damas, y parte del Ministerio de Mujeres. Está apasionada por el estudio y la enseñanza de las Escrituras, y de literatura cristiana. Sirve como voluntaria en el Ministerio de Aviva Nuestros Corazones y está comprometida de todo corazón con proclamar la libertad, plenitud y abundancia en Cristo y la Feminidad Bíblica.

Ambos son padres de cuatro hijos: Patricia, Elisa, Eric Yamil y Yamil Elías. Tres de ellos les han coronado con 7 nietos: Gianmarco, Rodrigo, Gianluca, Kalil, Gianpiero, Andrés y Lucía Amalia.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación