Su tiempo es siempre perfecto | Día 14

¿De qué manera estás recordando la venida de Cristo al mundo en esta época navideña? Cada día durante el mes de diciembre, únete a nosotras para aprender un poco acerca de las canciones de Navidad. Síguenos mientras experimentamos Las primeras canciones de Navidad por Nancy DeMoss de Wolgemuth, y ábrele la puerta a lo extraordinario.

¿Hay alguien por aquí que esté esperando y orando para que Dios obre en su vida? ¿Estás orando y orando, pero sigues esperando que Él responda? Sé que no puedo ser la única. A menudo, me encuentro esperando a que Dios me visite, que obre en mi vida como Él quiera.

En la lectura devocional del Devocional de Las primeras canciones de Navidad, Zacarías estuvo mudo durante el tiempo que su esposa estuvo embarazada; pero luego, es llenado por el Espíritu Santo y dice: «Alaben al Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo» (Lucas 1: 67-68).

Cuando se juntó una multitud y luego de meses de silencio, Zacarías no habló de su hijo recién nacido, habló de Jesús. Nancy escribe en el devocional:

«El milagro supremo de que Zacarías había estado meditando a lo

largo de todos esos meses en silencio forzado no fue el nacimiento

de su propio hijo (increíble) sino el del Mesías venidero, el Cristo,

la prueba viviente que después de todos estos años, Dios había

“visitado y redimido a su pueblo”».

Cuando nos encontremos esperando al Señor, podemos inclinarnos y adorarlo, recordando que Él envió a su Hijo en su tiempo perfecto para visitar y redimir a su pueblo.

¡Adoremos!

Mientras esperamos al Señor, podemos cantarle alabanzas. Disfruta al leer las palabras de otro de mis villancicos de Navidad favoritos Venid, fieles todos y encuentra un momento esta semana para escucharla. Contempla, ¡al Rey de los ángeles!

Venid, fieles todos, 

A Belen marchemos:

De gozo triunfantes 

Enchidos de amor;

Y al Rey de los cielos humildes le veremos:

Venid, adoremos,

Venid, adoremos,

Venid, adoremos

A Cristo el Señor

El que es Hijo eterno

Del eterno Padre

Y Dios verdadero 

Que al mundo creó

Del seno virgíneo 

Nació de una madre

Venid, adoremos,

Venid, adoremos,

Venid, adoremos

A Cristo el Señor

Cantad jubilosas, célicas criaturas;

Resuenen los cielos con vuestra canción:

¡Al Dios bondadoso 

Dad gloria en las alturas!

Venid, adoremos

Venid, adoremos

Venid, adoremos

A Cristo el Señor

Jesús, celebramos tu bendito nombre

Con himnos solemnes del grato loor;

Por siglos eternos adórele el hombre:

Venid, adoremos

Venid, adoremos

Venid, adoremos

A Cristo el Señor.

Para aprender más sobre cómo esperar, revisa este blog de Mujer Verdadera publicado por Erin Davis llamado La próxima vez que te encuentres en la sala de espera de la vida ¿Cómo podemos adorar a Dios mientras esperamos?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Jessica Drews

Jessica Drews

Jessica Drews es la esposa de un pastor y asistente de preescolar. También se desempeña como directora del ministerio de mujeres y maestra de escuela dominical de primaria en la iglesia del Medio Oeste con sus pastores marido. Le encanta leer un buen libro en un día lluvioso con una taza de café y su esposo y su gato a su lado.

Artículos relacionados

Únete a la conversación