Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 264 | Nahum

Día 264 – septiembre 21

Nahum

El nombre de Nahúm se cree que es una forma abreviada de la voz hebrea «Nahúmyad» = «Yahvéh ha consolado» por lo que su nombre significa, esto es; «consuelo o consolación». Este profeta nació en Elcós una ciudad aparentemente ubicada al sur de Judá.

En su mensaje, Nahúm pronuncia el juicio venidero para los ninivitas, los cuales unos 100 años antes, gracias a la predicación de Jonás, y «porque Jehová es lento para la ira» (Nahúm 1:3), experimentaron un arrepentimiento nacional. Podría decirse que este libro es la continuación del libro de Jonás.

Quizás pienses: Sí el nombre de Nahúm significa «consuelo o consolación», ¿cómo con palabras de juicio recibimos consuelo? Precisamente de esto se trataba su mensaje para Judá, el instrumento que Dios usaría para castigar a Su pueblo con el cautiverio. Asiria, al tiempo del Señor, recibiría su propio castigo. La poderosa, soberbia y cruel Asiria, con la esplendorosa Nínive como capital, desaparecería de la faz de la tierra: «Mas acerca de ti mandará Jehová que no quede ni memoria de tu nombre; de la casa de tu dios destruiré escultura y estatua de fundición; allí pondré tu sepulcro porque fuiste vil». –Nahúm 1:14.

Nuestro amoroso Dios siempre está llamando al hombre hacia Él. Aquellos que le buscan y le confían le tendrán «por fortaleza en el día de la angustia, porque Él es bueno». Sin embargo, ese Dios de amor, de bondad y compasión es un Dios de justicia porque Él siempre es consecuente consigo mismo. Todos Sus atributos coexisten en perfecta armonía. Ningún atributo está por encima de otro.

La justicia o rectitud de Dios, es una expresión de Su santidad. Como Él es perfectamente puro y santo, se opone y aborrece al pecado. Esa oposición se manifiesta en Su trato para con Sus criaturas cuando estas ofenden Su santidad o violan Su voluntad. El que Dios sea justo o recto nos garantiza que Él es imparcial, por lo tanto, habrá juicio para los que no creen ni se arrepienten, y salvación para los que le creen y confían.

¿Dónde vemos el mayor despliegue de Su juicio e ira? En la cruz donde murió nuestro Señor Jesucristo. Dios Padre no mostró favoritismo con Su Hijo Amado. Permitió que el Inocente muriera por los culpables; que el Autor de la vida diera Su vida para que los injustos fueran declarados justos y librados de Su ira: «Pues mucho más, estando ya justificados en Su sangre, por Él seremos salvos de la ira». –Romanos 5:9

Al igual que Nínive, todos los reinos y naciones que hoy ven nuestros ojos, según 2 Pedro 3:7: «están reservados por la misma Palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos». Para los creyentes que se duelen por el pecado y por las afrentas del mundo hacia el Dios de rectitud y santidad, es un fortísimo consuelo saber que:«Nosotros esperamos, según Sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia».Allí todo funcionará en perfecta santidad y rectitud.

El Yo Soy que vemos en Nahúm como un Dios celoso, vengador y lleno de indignación, nos conoce a cada una, y porque hemos confiado en Él, es y será nuestra fortaleza en la angustia presente y en la venidera. Además, cada día nos hace gustar de Su bondad. Cristo nos libró de la ira venidera; ya no vivimos en temor u opresión. ¡Esto sí que es una verdadera consolación!

  • ¿Puedes dar gracias porque tu Dios es Justo y Recto? 
  • ¿Le adoras porque fuiste librada de Su ira? 
  • ¿Te consuela saber que algún día el mal será castigado y el bien recompensado?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Margarita de Michelén

Margarita de Michelén

Mejor conocida por Maggie, recibió por la gracia de Dios a Jesucristo como su Señor y Salvador en el año 1980. Está casada con Eric Michelén desde 1981. Ambos desde su juventud han servido en Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo. Eric fungió como Diácono por mas de 35 años. Fue maestro de Escuela Dominical y Líder de grupo de parejas. Desde el 2017 forma parte del Cuerpo de Pastores de la Iglesia.

Maggie sirve en cuidado de cuna, como maestra de escuela Dominical, en estudios para damas, y parte del Ministerio de Mujeres. Está apasionada por el estudio y la enseñanza de las Escrituras, y de literatura cristiana. Sirve como voluntaria en el Ministerio de Aviva Nuestros Corazones y está comprometida de todo corazón con proclamar la libertad, plenitud y abundancia en Cristo y la Feminidad Bíblica.

Ambos son padres de cuatro hijos: Patricia, Elisa, Eric Yamil y Yamil Elías. Tres de ellos les han coronado con 7 nietos: Gianmarco, Rodrigo, Gianluca, Kalil, Gianpiero, Andrés y Lucía Amalia.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación